Público
Público

"La Religión evaluable sólo busca frenar la desafección de la Iglesia"

Francisco Delgado, portavoz de Europa Laica, denuncia que la medida que contempla la Lomce pretende atraer a los alumnos hacia la Religión "para subir nota, como sucedía en el pasado".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A partir del curso 2014-2015, la asignatura de Religión volverá a contar para hacer media igual que matemáticas, inglés o ciencias naturales. Con la eliminación de Educación para la Ciudadanía, será obligatorio estudiar la materia confesional o bien su alternativa: Valores Sociales en Primaria y Valores éticos en Secundaria. Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, denuncia que los acuerdos del Estado con la Santa Sede son el origen de este cambio y la 'coartada perfecta' de los gobiernos, tanto de izquierdas como de derechas, para no sacar la Religión de las aulas.   

Aznar ya intentó en 2002 que la asignatura de Religión volviese a ser evaluable pero el PP perdió las elecciones y la ley que incluía ese punto no pudo llevarse a cabo. ¿Definitivamente ahora los obispos han ganado la batalla?

El Concordato firmado entre el Estado español y el Vaticano en 1979 son la base de todo. Esos acuerdos en materia educativa vulneran principios importantes de la Constitución y siguen vigentes. Ese es el problema que hay en España. Esos acuerdos son la coartada perfecta para confesionalizar un montón de ámbitos y sobre todo la educación, que es lo que más interesa a la Iglesia. La religión que hay en la inmensa mayoría de escuelas de titularidad pública es la católica, pero también se están introduciendo otras confesiones, como la islámica o la evangélica. Se están introduciendo elementos de catequesis religiosos que nada tienen que ver con el proceso educativo de desarrollo intelectual y humanista de los alumnos.

El PSOE pudo haber cambiado las cosas cuando estuvo en el poder y no lo hizo. ¿También a la izquierda le vale esa cortada?

Totalmente. Los partidos de izquierda no han sido capaces de sacar la religión de las aulas ni de quitar los símbolos religiosos de la escuela. Cuando el PSOE elaboró la ley de Educación actual, en sustitución de la LOGSE, debería haber sacado la religión del horario lectivo y haber provocado la anulación con los acuerdos de la Santa Sede de 1979.

¿Qué implica que Religión compute académicamente y se cree una materia alternativa que también tenga valor académico?

El problema es que, como en la alternativa a la Religión se estudian valores éticos y universales, los niños que cursen esta materia no van a aprender ni a desarrollar esos valores. Van a desarrollar solamente los valores de la moral católica y hay sentencias del Tribunal Constitucional español y de otros tribunales constitucionales europeos que dicen que no puede haber una asignatura con contenido alternativa a la religión porque se perjudica, en este caso, los niños que van a clase de religión. Por lo tanto, esa alternativa que plantea el Partido Popular es de difícil encaje dentro de nuestro marco constitucional y si al final sale adelante, habrá que recurrirla al Tribunal Constitucional.

¿Cree que se apuntarán más estudiantes a Religión o a la materia alternativa?

Cada vez hay menos estudiantes que eligen ir a la clase de Religión, por eso los obispos y el PP han elaborado esta medida, para cambiar la tendencia y tratar de poner remedio a la desafección de la Iglesia. Porque piensan que puede haber chicos que pidan ir a Religión para subir nota, que es lo que sucedía en el pasado. Porque es el negocio. Las personas que imparten Religión son personas designadas por los obispos que lo que quieren es que vayan muchos alumnos a Religión para no perder su puesto de trabajo. Es una huida hacia adelante porque la ciudadanía cada vez está más desapegada a las corporaciones religiosas de cualquier naturaleza.

¿Usan la educación como instrumento para subsistir?

Las confesiones religiosas necesitan más de un instrumento para subsistir. Por un lado, la parte simbólica, que la mantienen en España a pleno rendimiento incluso con los crucifijos delante de los ministros que juran o prometen. También está la parte económica, es decir, el dinero que recibe la Iglesia Católica por parte del Estado, en exenciones tributarias y en dinero directo. Y luego está lo más importante, que es la educación, que no sólo es que tengan a unas personas haciendo proselitismo religioso en escuelas de titularidad pública, sino también colegios católicos financiados con fondos públicos, cosa que no tiene ningún sentido en un estado democrático. De hecho, España es el único país de la OCDE que financia al 100% colegios dogmáticos religiosos.

¿Hay margen de maniobra para evitar esas modificaciones?

Hay margen para volver hacia atrás. La Lomce entrará en vigor en el curso 2014-205, y en esa época va a haber procesos electorales en este país. Esperemos que el PP no los gane y no se ponga en práctica esta ley, que roza principios constitucionales en el ámbito confesional y en otros, por ejemplo, con las competencias de las comunidades autónomas, la financiación pública de centros que segregan por cuestión de sexo o la eliminación de la asignatura de filosofía para que no haya un desarrollo del conocimiento humanista en Secundaria. Por tanto, el margen de maniobra es recurrir la ley al Tribunal Constitucional y que el PP pierda las elecciones y una mayoría parlamentaria distinta cambie las cosas.

Más noticias en Política y Sociedad