Público
Público

Repatrían los restos del soldado muerto del batallón español de la FINUL

EFE

Los restos mortales del cabo español de origen colombiano Yeison Felipe Ospina Vélez, que falleció hace dos días en un accidente de tráfico en el sur del Líbano, fueron repatriados hoy a España, dijeron a EFE fuentes diplomáticas.

Su cadáver fue trasladado poco antes en helicóptero de la base Miguel de Cervantes, donde está el cuartel general del Sector Este de las Fuerzas de la ONU (FINUL), bajo mando español, al aeropuerto internacional Rafic Hariri de Beirut donde lo esperaba un avión militar español, un Boeing 707.

Su féretro fue despedido en el aeropuerto por los embajadores de España y Colombia en el Líbano, Miguel Benzo Perea y Georgina Chaer Mallat, el jefe del Sector Este, general Juan Bautista García Sánchez y mandos de la brigada, así como por militares españoles.

El Boeing 707 despegó a las 07.00 hora local (una hora menos en la península ibérica) rumbo a España a donde llegará hacia las 10.00 hora local.

"Sentimos una tristeza muy grande por la pérdida de este joven que, aunque murió por accidente demuestra que Colombia está presente para pagar por la paz en el mundo", dijo a Efe la embajadora de Colombia.

Una ceremonia fúnebre se celebró ayer en la base Miguel Cervantes en la localidad sureña de Blat.

Con la muerte del cabo Ospina Vélez son veinte los miembros del Ejército español fallecidos en accidentes en misiones internacionales.

El último suceso mortal de las fuerzas españolas desplegadas en el país de los cedros se remonta al 24 de junio de 2007 cuando seis "cascos azules" del Ejército español, tres de ellos colombianos, murieron al explotar un coche-bomba al paso de una patrulla de la FINUL en la ciudad de Jiam, al sur del país.

En mayo de 2007, otros dos soldados españoles destacados en el Líbano resultaron heridos leves al volcar el vehículo blindado BMR en el que viajaban, que se salió de la carretera para evitar el choque frontal contra otro coche, en la localidad de Kafarkela.

España mantiene a 1.100 soldados en el marco de la FINUL, para salvaguardar la paz en el Líbano tras la guerra entre la milicia chií Hizbulá y el Ejército de Israel del verano de 2006.

Más noticias de Política y Sociedad