Público
Público

Representantes de la sociedad civil consideran un fracaso la cumbre de la FAO

EFE

Más de doscientas organizaciones no gubernamentales y asociaciones de la sociedad civil consideraron hoy un fracaso la cumbre de la FAO, que se celebra en Roma, ya que mantiene "las mismas políticas" que han llevado a la actual crisis alimentaria.

Para esos representantes, la declaración final, que todavía se negocia, mantendrá un sistema alimentario mundial que "favorece la especulación" y "beneficia sólo a las grandes corporaciones".

La iraní Maryam Rahmanian, de la organización CENESTA, dijo que esa declaración y esta cumbre "no van a llenar ni un solo plato de comida" y señaló que "las recomendaciones que hace para continuar liberalizando el comercio llevarán a una mayor violación del derecho a la alimentación".

Esa receta liberalizadora, "promovida en el pasado por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), es la misma que ha llevado a la actual crisis alimentaria", dijo Rahmanian.

"Hay que acabar con la especulación financiera y con el mercado de futuros de los alimentos que juega a la ruleta con nuestras vidas", agregó la activista iraní.

El portavoz de la organización FIAN International, el brasileño Flavio Valente, coincidió en esa apreciación cuando dijo que la crisis "es el resultado de décadas de políticas enfermas del BM y el FMI".

"Las soluciones que se proponen en el documento final de la cumbre son las mismas que nos han traído aquí", dijo Valente, que añadió que "no hay una sola promesa para acabar con el hambre que no haya sido hecha ya en el pasado".

También coincidió en denunciar que en la declaración final no se vaya a hacer un solo comentario acerca de la "especulación".

Valente explicó que en el documento final de la cumbre, incluso, los Gobiernos reconocen su "incapacidad" para resolver la crisis cuando "encomiendan al FMI, al BM y a un grupo de trabajo de la ONU que lo hagan por ellos".

Para Herman Kumara, portavoz del Foro Mundial de los Pescadores de Sri Lanka, la cumbre sólo ha sido "positiva" para el grupo reducido de "las grandes corporaciones", ya que ha reforzado su dominio sobre los alimentos en todo el planeta.

Yako Fall, representante de una organización agraria de África Occidental que agrupa a 45 millones de campesinos, dijo que "no existe la necesidad de cultivar para la exportación, porque son los intermediarios internacionales los que se quedan con la plusvalía".

Frente al actual sistema alimentario, todas las organizaciones propusieron "un cambio radical de las políticas" que devuelva "la soberanía alimentaria a los pueblos".

Esa soberanía alimentaria, reclamada por cerca de doscientas organizaciones de la sociedad civil, es "el derecho a la alimentación y el control local de los alimentos, tanto en su producción y distribución", explicaron los portavoces.

Además, significa el derecho de los pueblos a decidir qué se cultiva y de qué forma, es decir, de una que sea compatible con el medio ambiente.

Más noticias de Política y Sociedad