Público
Público

Los republicanos destacan la reducción del gasto federal como prioridad del Gobierno

EFE

El partido republicano destacó ayer la reducción del gasto federal como la prioridad del Gobierno estadounidense, en su respuesta al discurso sobre el Estado de la Unión del mandatario de Estados Unidos, Barack Obama.

El encargado de pronunciar la breve respuesta fue el presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien enumeró los principales objetivos de su partido en un momento que definió como "un punto de inflexión para el país".

"Estamos en un momento en el que, si no controlamos ni retamos el crecimiento del Gobierno, se considerará que el mejor siglo de la historia de Estados Unidos fue el siglo pasado", afirmó Ryan.

El congresista por Wisconsin indicó que "cuando el Gobierno se encarga de demasiadas tareas, normalmente acaba por no hacer bien ninguna de ellas", y abogó por limitar su papel a "crear las condiciones que promueven el espíritu empresarial, la movilidad y la responsabilidad individual".

"Nos lo venden como 'estímulo' o lo etiquetan como 'inversión', pero las acciones (demócratas) muestran que quieren un Gobierno que controla demasiado, toma demasiado, y gasta demasiado para hacer demasiadas cosas", aseguró Ryan, quien criticó que "el presidente esté pidiendo ahora al Gobierno que aumente el límite de la deuda".

"Nos aferramos a un par de sencillas convicciones: la recaudación ilimitada no es una estrategia; los recortes de impuestos tienen que ser la prioridad", subrayó.

En ese sentido, el máximo responsable de los fondos de la Cámara baja prometió que el próximo presupuesto del hemiciclo "demostrará" cómo la nueva mayoría republicana pretende "hacer las cosas de otra forma, cómo recortará el gasto para rebajar la deuda, ayudar a crear empleo y prosperidad, y reformar los programas federales".

La reforma de salud firmada en 2010 por Obama, y cuya derogación se ha convertido en la prioridad de la nueva mayoría republicana en la Cámara baja, fue otro de los puntos destacados en el discurso.

"Los costes y las primas están aumentando, y millones de personas van a perder la cobertura que tienen. (...) Washington no debería entrar en el negocio de elegir a ganadores y perdedores", dijo Ryan, que prometió reemplazar la ley "por reformas fiscalmente responsables y centradas en los pacientes que reduzcan los costes y aumenten la cobertura".

La congresista por Florida Ileana Ros-Lehtinen se encargó de pronunciar el mismo discurso en español, con la advertencia añadida de evitar que a Estados Unidos le ocurra "lo que le está pasando a Grecia, Francia, Inglaterra y otras naciones de Europa", que "no actuaron a tiempo".

"Sus gobiernos se han visto obligados a imponer dolorosas medidas de austeridad: un considerable recorte a los beneficios de las personas de la tercera edad y un enorme aumento de impuestos a todos los demás. Su día del juicio ha llegado. El de nosotros está por llegar. Es por eso que debemos actuar ahora", instó Ros-Lehtinen.

La postura del Tea Party llegó, por último, de la mano de la congresista por Minesota Michele Bachmann, que reemplazó a la habitual portavoz del movimiento ultraconservador, Sarah Palin, para subrayar su idea de que Estados Unidos es "la nación indispensable del mundo".

Con una fotografía del monumento a la batalla de Iwo Jima a sus espaldas, Bachmann aseguró que "la misma unión de fuerza" que se necesitó en aquel momento de la Segunda Guerra Mundial se necesita para superar "la crisis de deuda a la que nos enfrentamos ahora".

"Creo que estamos en los primeros días de un cambio que hará historia en Estados Unidos", dijo la congresista, que confió en que la nueva mayoría republicana en la Cámara baja disuelva la "explosión de gasto sin precedentes" a la que los ha "acostumbrado el Gobierno".

Más noticias de Política y Sociedad