Público
Público

La Reserva Federal inyecta optimismo a Wall Street, que cierra con un alza del 3,5%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Bolsa de Nueva York cerró hoy con una alza del 3,55% del Dow Jones de Industriales, propulsada por el optimismo de los inversores, después de que la Fed y otros bancos inyectaran liquidez al sistema financiero internacional, en una sesión con un nuevo récord en los precios del crudo.

Se trata de la mayor subida porcentual en un día en el Dow Jones y en el Nasdaq desde marzo de 2003 y la mayor en el S&P 500 desde octubre de 2002.

El índice Dow Jones de Industriales, el más importante de Wall Street, subió 416,66 puntos (3,55 por ciento) para situarse en 12.156,81 unidades, superando la cota psicológica de los 12.000 puntos que había perdido el pasado viernes.

El mercado Nasdaq, en el que cotiza gran parte de las empresas de tecnología e Internet, ganó 86,42 puntos (3,98 por ciento) para situarse en 2.255,76 unidades, impulsado por el alza de las acciones de Apple (6,18 por ciento), Microsoft (4,14 por ciento), Amazon (5,61 por ciento) y Google (6,3 por ciento).

Al alza del Nasdaq contribuyó que la Comisión Europea autorizara la compra de la compañía de publicidad DoubleClick por parte de Google, al considerar que no afectará de forma negativa a la competencia en el mercado europeo, pues ambas empresas no compiten entre sí.

El selectivo S&P 500, que mide el rendimiento de las 500 principales empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York, subió 47,19 puntos (3,71 por ciento) hasta las 1.320,56 unidades.

En conjunto el índice NYSE, que incluye a todos los valores que cotizan en Wall Street, avanzó 308,31 puntos (3,61 por ciento) hasta las 8.842,68 unidades.

El optimismo se contagió en Wall Street después de que la Reserva Federal estadounidense anunciara que sacará al mercado 200.000 millones de dólares en títulos del Tesoro a través de préstamos de hasta 28 días, en lugar de un día para otro, a los corredores de bolsa para alentar la actividad de los mercados financieros.

Desde diciembre pasado la Reserva Federal (Fed) ha inyectado decenas de miles de millones de dólares en los mercados financieros para mantener la liquidez y facilitar el crédito, restringidos debido a la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Al alza de Wall Street contribuyó también el rebote de las acciones de las compañías financieras (7,14 por ciento) y de las petroleras (4,56 por ciento).

Los títulos de los bancos avanzaron 8,42 por ciento, los de las aseguradoras un 3,96 por ciento, los de las inmobiliarias un 6,81 por ciento y las compañías de financiación de hipotecas un 12,14 por ciento.

En el Dow Jones destacaban las alzas de los títulos de Citigroup (7,67 por ciento), American Express (7,87 por ciento), Alcoa (5,36 por ciento), Caterpilar (5,03 por ciento), General Electric (4,70 por ciento), General Motors (4,12 por ciento) y JP Morgan Chase (5,51 por ciento), entre otros.

La única excepción en el Dow Jones fue el fabricante de aviones Boeing, cuyas acciones cayeron un 1,36 por ciento hasta los 72,37 dólares, tras anunciar el lunes que apelará formalmente contra la decisión del Pentágono de conceder a la europea EADS y la estadounidense Northrop un contrato valorado en 40.000 millones de dólares para la fabricación de 179 aviones cisterna.

Wall Street no quitó ojo a los precios del barril de petróleo de Texas, que subió 85 centavos en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX) para cerrar a un precio récord de 108,75 dólares, después de que durante las operaciones electrónicas previas a la apertura alcanzara un máximo histórico de 109,72 dólares.

La escalada de precios del crudo se vio reflejada en el incremento de las acciones de las petroleras: los títulos Exxon Mobil subieron un 4,72 por ciento hasta los 86,35 dólares, los de ConocoPhillips un 2,46 por ciento hasta los 79,25 dólares y los de Chevron un 3,61 por ciento hasta los 87,79 dólares.

La Bolsa de Nueva York movió unos 1.747 millones de acciones y el Nasdaq unos 2.450 millones de títulos, en una sesión en la que la Reserva Federal inyectó 18.500 millones de dólares al sistema monetario a través de su banco de Nueva York, encargado de realizar estas operaciones.