Público
Público

Una residencia militar exhibe un retrato del dictador Franco

El hotel del Ejército en Barcelona obvia la normativa sobre símbolos de la Ley de la Memoria

FERRAN CASAS

Algo tan fácil como descolgar un cuadro se puede convertir, cuando hiere la sensibilidad de pocos o de nadie, en algo complicado, costoso y, sobre todo, nada prioritario. Eso es lo que parece ocurrir en la residencia de militares Conde de Orgaz (un hotel para oficiales y suboficiales de los tres ejércitos y sus familias) de Barcelona que, como si el reloj se hubiese parado en 1975, exhibe aún un gran retrato del general Franco en una dependencia interior.

Según han denunciado a Público usuarios de la instalación y tal como confirmó su director, el coronel Jaime Marqueta, el cuadro está en la tercera planta del edificio de la calle Diagonal 666, en el selecto barrio de Pedralbes. El lienzo ocupa una pared del distribuidor que, a modo de salón, da acceso a los pasillos de las habitaciones para uso y disfrute de los mandos militares y sus familiares.

La Ley de la Memoria Histórica, aprobada en 2007, deja claro en su artículo 15.1 que se tomarán las medidas oportunas para retirar toda simbología destinada a exaltar la dictadura fascista, como es el caso de este cuadro. Sólo se contemplan excepciones cuando concurran razones artísticas, asunto sobre el que debería pronunciarse el Ministerio de Cultura.

Interpelado por este periódico, el coronel Marqueta explicó que, una vez aprobada la Ley y al ser requerido, "dio parte" de la existencia del cuadro al sospechar "que podía ser susceptible de retirar". Lo mismo hizo con otros dos lienzos de la Guerra Civil que también le pareció que podían entrar en los supuestos pese a no ser tan "explícitos".

Pero no será él quien, por lo que declaró, retire el cuadro de exhibición pública por propia iniciativa. "Yo lo notifiqué a mis superiores y nadie me ha dicho nada aún. No tengo que tocar nada y menos algo histórico", afirmó convencido.

Marqueta, que hace seis años que dirige el establecimiento castrense, explicó que el cuadro, que representa a Franco de uniforme y al que él concede "valor artístico", "siempre ha estado allí" y que nunca ningún usuario ha transmitido queja alguna por su exhibición. Es consciente, eso sí, de que "en Internet alguien sí hizo algún comentario de tipo personal".

Para el coronel, el "problema" es que asuntos como estos "llevan tiempo y cuestan dinero", y equiparó descolgar el cuadro a otro asunto pendiente de resolver en Barcelona mucho más público y visible: la retirada de la monumental águila franquista que preside la fachada de Capitanía Militar.

Hace unas semanas, el Ayuntamiento de Barcelona desmanteló lo que quedaba de un monumento a la Falange en la avenida Josep Tarradellas para cumplir la Ley.

¿Qué es una residencia militar?
Se trata de un alojamiento de los que disfrutan los miembros de los tres ejércitos, sus cónyuges o parejas de hecho y sus hijos, siempre y cuando sean menores de 26 años y no estén emancipados. Su fin es facilitar asistencia al personal militar cuando deba desplazarse por razones de servicio o vaya a disfrutar de unas vacaciones. Los residentes podrán estar en las instalaciones de manera permanente –hasta cambio de destino– o temporal. No obstante, personal civil podrá acceder a las zonas comunes si son invitados. Las residencias, como organismos públicos, se regirán por la legislación aplicable a los Órganos de la Administración General del Estado.

¿Qué tipo de residencias hay?
Existen establecimientos situados en el interior o en las cercanías de las bases que acogen a los militares destinados en las mismas o que están de paso. Por otra parte, las residencias denominadas “para la acción social” son de Descanso, para un periodo de ocio; de Estudiantes, para hijos de militares que cursen estudios en centros oficiales; y de Atención a Mayores, para el personal militar de la tercera edad. Asimismo, según la calidad de las prestaciones, el acceso estará limitado a oficiales y suboficiales.

¿Cuánto cuesta?
Los precios varían entre 11 euros al día por una habitación sencilla y 15 la doble. La estancia obliga a abonar aparte media pensión en concepto de desayuno, comida o cena.  

Más noticias de Política y Sociedad