Público
Público

La reunión del Diálogo Social se cierra sin avances

La CEOE se toma su tiempo. CCOO defiende que haya un doble calendario

ANA REQUENA

La negociación de la mesa del Diálogo Social se reanudó con una reunión de carácter discreto, como ya es habitual desde que se reinició el proceso entre los agentes sociales el pasado 20 de enero. Los interlocutores fueron también los habituales: los secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, Toni Ferrer y Ramón Górriz, y el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, entre otros.

La reunión se centró en la propuesta de reforma laboral que el Gobierno presentó la semana pasada. No hubo avances: sindicatos y patronal volvieron a mostrar sus posiciones encontradas al respecto, si bien se comprometieron a trabajar sobre el documento en los próximos días. Este punto muerto se debe fundamentalmente a que la junta directiva de la CEOE se reúne el miércoles. Su presidente, Gerardo Díaz Ferrán, ya mostró su intención de no dar pasos importantes antes de que los órganos directivos se reúnan y debatan las propuestas.

Lo que es seguro es que el ansiado pacto va con retraso. Si en un principio la fecha marcada para el acuerdo era el mes de abril, ahora parece improbable que el consenso llegue tan pronto. Mayo e incluso junio son ahora los horizontes más probables para el acuerdo.

Precisamente por el retraso de un posible acuerdo, CCOO y UGT insistieron en una idea ya mencionada por ellos: la división del Diálogo Social en dos calendarios, uno que permita aprobar rápidamente las medidas sobre las que hay consenso, y otro a más largo plazo que aborde las cuestiones más espinosas. Es más, el secretario de Seguridad Social de CCOO, Carlos Bravo, dijo que si no hay consenso entre las partes para que se lleve a cabo este doble calendario, 'tendremos que reorientar todo'. Sin embargo, el Gobierno ha manifestado en varias ocasiones que su intención es llegar a un acuerdo global y no por partes.

Prueba de que el acuerdo va para largo es que el presidente de la patronal ha convocado una reunión extraordinaria de la junta directiva y la asamblea para el 21 de junio cuyo único punto del día es aprobar los acuerdos que emanen de la mesa del Diálogo Social. La lejanía en la fecha de la reunión hace pensar que la patronal es poco optimista respecto a las posibilidades de alcanzar un acuerdo en el corto plazo.

Esta convocatoria, junto con las elecciones de Cepyme, que se celebrarán también en junio, marca un horizonte mínimo en el que con seguridad Díaz Ferrán permanecerá al frente de la patronal.

De esta forma, el líder de la CEOE estaría al frente de la organización para ratificar los acuerdos de un proceso de Diálogo Social que comenzó durante su mandato. Además, Díaz Ferrán avala personalmente a Jesús María Terciado, candidato a la presidencia de Cepyme y rival del actual presidente, Jesús Bárcenas. Marcharse antes de junio supondría dejar en la estacada a su candidato y dar un balón de oxígeno a Bárcenas, con el que mantiene profundas divergencias.

Más noticias