Público
Público

Rock in Rio Madrid calienta motores, con la jornada electrónica como estrella

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tercera edición de Rock in Rio Madrid remata estos días los últimos ajustes de la Ciudad del Rock de Arganda del Rey para recibir en sus cuatro días de duración, repartidos del 30 de junio al 7 de julio, a unas 160.000 personas, con especial incidencia en la jornada electrónica del 6 de julio.

Eso es lo que ha destacado hoy en rueda de prensa su fundador, el brasileño Roberto Medina, que ha presentado a los medios las novedades introducidas en el espacio que acogerá la franquicia madrileña del "mayor festival de música del mundo".

Los visitantes que se acerquen a este espacio de 200.000 metros cuadrados este sábado, día de la inauguración, disfrutarán no sólo de catorce horas de música, encabezadas por Maná, Lenny Kravitz, Macaco, La Oreja de Van Gogh, Maldita Nerea y El Pescao, sino que tendrán oportunidad de disfrutar de un sinfín de actividades paralelas.

Ya lo dicen ellos en la nota de prensa distribuida a los medios: "En este festival, la música es sólo la excusa".

Varias son las novedades que se unen a la ya conocida noria y la concurrida tirolina, que cruza por delante del nuevo escenario de Rock in Rio, estrenado en la reciente edición de Río de Janeiro y compuesta por placas plateadas que multiplican los efectos luminosos durante las actuaciones.

Rock in Rio Madrid 2012 estrenará la zona conocida como La Electrónica, que cerrará el show en cada jornada con sesiones a cargo de deejays como Hernan Cattaneo o 2ManyDjs (30 de junio) o la fiesta Máxima FM (5 de julio).

También es novedoso el espacio Street Dance, que reproduce una típica esquina neoyorquina y acogerá espectáculos de danza urbana durante casi tres horas diarias y un concurso de baile.

Pero en Rock in Rio caben más cosas: una especie de planetario (la llamada "Experiencia 360 grados"), una castillo hinchable que permite sentir lo que las estrellas de rock al lanzarse sobre el público, un karaoke, 210 metros de fuentes con un géiser de 17 metros de altura, una carpa VIP para una experiencia más sibarita, tiendas, zonas de relax y hasta expertos en dermoestética.

En lo estrictamente musical, destacan las actuaciones previstas de Rihanna (5 de julio), con la nueva gira de su disco "Talk That Talk", y las de Red Hot Chili Peppers e Incubus, el día del cierre.

"Siempre que se acerca el inicio del festival, me invade una emoción muy grande, porque me acuerdo del primero", ha dicho Medina, antes de insistir en que han sido "meses y meses de trabajo para entregar un producto estrella".

Ha señalado que, como brasileño, conoce de cerca lo que es vivir en crisis y ha apostado por iniciativas como Rock in Rio, que fomentan la ilusión en lugar de la desesperanza y que empleará a unas 8.000 personas al día durante su celebración, con un 90 por ciento de empresas españolas implicadas en la misma.

"Estamos generando empleo e imágenes positivas para dentro y fuera de España", ha dicho el empresario, que ha vaticinado que la jornada más concurrida será la del 6 de julio, dedicada a la música electrónica, con DJ's como David Guetta, Pete Tong o Martin Solveig, y que podría congregar -según sus estimaciones- a unas 60.000 personas.

Ha dicho que "la ilusión de Rock in Rio en los próximos años pasa por una inversión de 350 millones de dólares para elevar esta estructura", con planes de expansión en Latinoamérica.

En 2013 se celebrará una nueva edición tanto en Río de Janeiro como en Buenos Aires y la organización anuncia que Lisboa y Madrid volverán a acoger el evento en 2014.