Público
Público

Van Rompuy satisfecho por el compromiso de Irlanda con la integración europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, mostró hoy su satisfacción por la aprobación en Irlanda del pacto fiscal de 25 países de la UE porque, afirmó, demuestra el compromiso del país con la integración europea y supone un importante paso hacia la recuperación y la estabilidad del bloque.

"Saludo el resultado positivo del referéndum irlandés acerca del Tratado sobre la Estabilidad, la Coordinación y la Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria", indicó Van Rompuy en un comunicado, tras conocerse que el pacto ha sido aprobado en referéndum por el 60,3 % de los votos, frente al 39,7 % que lo rechazó.

"Con este voto, los irlandeses han dado su respaldo a su compromiso con la integración europea. El resultado es un paso importante hacia la recuperación y la estabilidad" en la UE y la eurozona, señaló Van Rompuy.

El principal objetivo del acuerdo es obligar a los países a incluir de manera vinculante y permanente en sus legislaciones o constituciones la llamada "regla de oro", destinada a limitar el déficit estructural anual (sin incluir los gastos e ingresos de carácter cíclico) al 0,5 % del PIB.

El Ejecutivo comunitario elaborará informes sobre la correcta introducción del freno de deuda en las legislaciones por parte de cada país y, si persiste el incumplimiento, uno o más firmantes del acuerdo podrán llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la UE.

El pacto vincula, a partir del 1 de marzo de 2013, la concesión de rescates a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) a la ratificación del pacto fiscal y su contenido deberá ser trasladado a los Tratados de la UE en un plazo máximo de 5 años.

Los países tendrán que implantar un mecanismo automático de corrección de las desviaciones de los objetivos del déficit o del camino de consolidación, así como tener en cuenta su impacto acumulativo en la deuda.

El pacto permite, no obstante, a los países desviarse de esos objetivos a medio plazo o del ajuste, pero solamente en circunstancias excepcionales, como una "severa contracción económica".

El pacto presupuestario, un tratado intergubernamental que fue acordado en la cumbre europea del pasado 31 de enero, entrará en vigor el 1 de enero de 2013, si 12 países miembros de la eurozona han ratificado el documento, o el primer mes después del depósito de los instrumentos de ratificación de 12 estados del euro.