Público
Público

Las ruinas de Loropeni, primer sitio de Burkina Faso declarado Patrimonio Mundial

EFE

Las Ruinas de Loropeni, que son las fortificaciones mejor conservadas de Burkina Faso, han sido inscritas hoy en la Lista del Patrimonio Mundial, con lo que este país de la zona occidental de África ingresa por primera vez en este catálogo de la UNESCO, según ha acordado su Comité en Sevilla.

Antes de la 33 reunión del Comité del Patrimonio Mundial, que se celebra hasta el día 30 en Sevilla, este inventario contaba con 878 sitios inscritos de 145 Estados Partes de esa Convención de la UNESCO, y ahora se amplía hasta los 147 países tras el ingreso de Burkina Faso y, también hoy, de Cabo Verde con la colonial Cidade Velha.

Miembros de la delegación de este país africano han expresado a EFE su gran alegría por esta histórica designación y han afirmado que esta tarde harán "una pequeña fiesta" en la sede de la reunión, el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla, además de que en Burkina Faso habrá "una gran celebración".

Burkina Faso ha desplazado a la 33 reunión de este Comité a una delegación de ocho personas, encabezada por su ministro de Cultura, Turismo y Comunicación, Filiphe Savadogo, que se han mostrado "muy felices" y rebosantes de alegría al confirmarse la inclusión de las Ruinas de Loropeni en la Lista del Patrimonio como sitio cultural de "valor universal excepcional".

Este bien cultural, de 11.130 metros cuadrados, es el primero de este país africano en ser declarado Patrimonio de la Humanidad y, según ha destacado la UNESCO tras inscribirlo el Comité, en él se hallan los impresionantes muros de piedra de la mejor conservada de las diez fortalezas existentes en la zona de Lobi.

Como parte integrante de un conjunto más amplio de cien recintos de piedra que atestiguan la importancia que tuvo el comercio del oro a través del Sáhara, recientemente se ha comprobado que las ruinas de esta edificación, situadas cerca de las fronteras de Burkina Faso con Costa de Marfil, Togo y Ghana, tienen como mínimo diez siglos de antigüedad.

Este asentamiento humano fue ocupado por los pueblos lohron y kulango que controlaban la extracción y transformación del oro en la región durante su periodo de apogeo, entre los siglos XIV y XVII.

Según la UNESCO, quedan muchas incógnitas sobre el sitio porque todavía no se han hecho excavaciones en una gran parte de él, aunque parece que sus habitantes lo desertaron en algunos periodos de su secular historia, hasta abandonarlo definitivamente a principios del siglo XIX, y se espera conocer más por excavaciones futuras.

Ésta es una de las 37 propuestas de sitios candidatos este año a ser inscritos en la Lista, que el Comité del Patrimonio Mundial ha empezado a evaluar. Entre hoy y mañana debe resolver aún sobre el grueso de ellas.

Del total de 37 candidaturas que había en principio, fuentes del Comité han precisado a EFE que una quincena se han retirado a última hora por diversos motivos, como completar el expediente u optar a la designación el año próximo o más adelante.

Es el caso, entre otros, del Parque Natural de las Columnas del Río Lena (Rusia) y del Litoral coreano de los dinosaurios del Cretácico (República de Corea), dentro de los sitios naturales; y del Parque Natural de Lonjsko Polje (Croacia) -paisaje viviente y ecosistema de llanura inundable de la cuenca central del río Sava- y del Paisaje cultural Orheuil Vechi (Moldavia), dentro de los mixtos (cultural y natural).

Más noticias de Política y Sociedad