Público
Público

La ruptura del proyecto de Banco Base deja en el aire el futuro de la CAM

Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura no formarán la tercera caja y quinta entidad financiera española debido a la situación financiera de Caja Mediterráneo

EFE

Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura decidieron hoy romper el proyecto de fusión del Banco Base, que iba a dar lugar a la tercera caja española y la quinta entidad financiera del país, debido a la situación financiera de la CAM, cuyo futuro queda ahora en entredicho. La decisión fue aprobada esta tarde por las asambleas de las tres entidades, que previsiblemente emprenderán a partir de este momento otra operación de integración de forma conjunta.

Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura no están de acuerdo con el peso que iba a tener el Estado en el nuevo banco debido a la petición de ayudas públicas de 4.277 millones de euros que había que realizar para cumplir con los requisitos de capital y solvencia exigidos por el Gobierno, fruto mayoritariamente de la debilidad de la CAM. La asamblea de la entidad alicantina fue la única que aprobó hoy la integración de sus activos y pasivos en el Banco Base, con el objetivo de cumplir el "compromiso" firmado con las otras entidades y garantizarse un futuro.

La asamblea de Caja Cantabria ha decidido esta tarde, en sesión extraordinaria, no seguir adelante con el proceso de integración, según algunos de los consejeros presentes en la votación. La decisión tomada por Caja Cantabria supone la ruptura del Sistema de Protección Institucional (SIP) que las cuatro entidades pactaron constituir el 23 de mayo del año pasado, un acuerdo que estaba destinado a crear la quinta entidad financiera de España, con unos activos entonces estimados en 135.000 millones de euros. Sin embargo, los consejeros de la entidad cántabra han decidido no aprobar el paso definitivo para la integración (la segregación de sus activos y pasivos a favor del Banco Base) tras conocer que el grupo se vería obligado a pedir los 4.277 millones de euros por "los compromisos de la CAM". 

La asamblea general extraordinaria de Caja Extremadura, por su parte, tambiénha rechazado en Cáceres la segregación de su negocio financiero por 150 votos en contra y dos a favor, según fuentes de la asamblea. Las discrepancias entre las cajas se han incrementado en los últimos días por la decisión de Banco Base de pedir ayuda al FROB, lo que convertiría al Estado en el primer accionista de Banco Base.

Finalmente, la asamblea de Cajastur rechazó la "fusión fría" y se declaró desvinculada "a todos los efectos" del contrato de integración suscrito en julio de 2010 y excluida del Sistema Institucional de Protección (SIP) "al no haberse cumplido la condición necesaria para su efectiva puesta en marcha".  La decisión fue ratificada por una amplia mayoría de la asamblea, según fuentes de Cajastur.


Caja Mediterráneo ha emitido un comunicado en el que "lamenta profundamente" la decisión tomada por las otras cajas, de la que no se considera "responsable", ya que considera que no existen argumentos que justifiquen el, a su juicio, cambio de opinión del resto de socios.

La entidad alicantina asegura que no se ha producido "ninguna circunstancia nueva" que la justifique y afirma que continuará adelante con Banco Base, "del que ahora se separan sus socios". "La dirección de CAM —prosigue la nota— ha comenzado a estudiar con sus asesores las consecuencias jurídicas de esta decisión y los derechos que le puedan corresponder por la ruptura de los acuerdos y manifiesta que efectuará todas las reclamaciones que procedan.

El presidente ha convocado al Consejo de Administración en el que analizarán las nuevas posibilidades de asociación con otras entidades o de captación de recursos y cumplir así con los requisitos del Banco de España y del Gobierno". 

Más noticias de Política y Sociedad