Público
Público

Rusia levanta el veto al porcino español de forma gradual

Alivio de la industria cárnica, que critica la lenta reacción de Agricultura

 

A. M. VÉLEZ

Rusia cedió ayer en parte a la presión española y levantará parcialmente el veto a la carne de cerdo y derivados procedentes de España. "El problema está zanjado", dijo Carlos Escribano, director general de Recursos Agrícolas y Ganaderos, tras mantener una reunión en territorio ruso con las autoridades locales.

La supresión del veto, sin embargo, no será inmediata: en principio, sólo afectará a los productos elaborados antes del 2 de mayo en provincias donde no haya habido ningún contagiado por la nueva gripe. Un portavoz del Ministerio de Agricultura dijo que el departamento espera que el levantamiento del veto ruso, anunciado el pasado lunes, se extienda "pronto" al resto del país.

Inicialmente, el fin del veto sólo afecta a las provincias sin casos de gripe

De momento, el Ministerio de Sanidad ha confirmado la existencia de infectados por el virus en 10 de las 17 comunidades autónomas. El desglose por provincias no está disponible, ya que no todas las regiones han informado de la ubicación de los enfermos, pero hay al menos 28 provincias en los que la enfermedad no se ha detectado y que, por tanto, quedarían desde ya libres de las restricciones de Moscú.

"Seguiremos trabajando con el Gobierno ruso para demostrar que los casos que tenemos de gripe no están relacionados con personas que manipulen alimentos", dijo ayer la ministra de Agricultura, Elena Espinosa.

Cautela en la patronal

Rusia es un destino clave al absorber productos de difícil salida en España

La decisión de las autoridades rusas fue recibida con alivio y cautela por los responsables de las patronales de la industria cárnica. Cautela porque, como dijo a Efe el secretario general de la Asociación de Industrias de la Carne de España (AICE), Miguel Huerta, todavía "hay que leer la letra pequeña" del acuerdo.

Rusia es un mercado clave para la industria nacional del porcino, que ayer se desayunó con las declaraciones (rápidamente desmentidas) de un experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendando no consumir carne de cerdos enfermos o hallados muertos "bajo ninguna circunstancia".

Como ayer recordó Escribano, un 3% de la producción española de porcino se destina a Rusia: supone una facturación anual de 147 millones de euros y el 9% de las exportaciones españolas de este producto, que el año pasado aumentaron un 24%, hasta llegar a los 1.632 millones de euros.

Más que por su peso en las ventas totales, el gigante caucásico es importante para la industria, que supone más de la mitad del sector cárnico español, porque absorbe productos muy específicos, como despojos, de difícil salida en el mercado nacional.

En el entorno de AICE insisten en que los controles sanitarios vigentes en la UE son los más exigentes del mundo: "Se controla desde el cereal que consume el anima hasta la bandeja donde se expone la carne en el súper".

Fuentes cercanas a esta asociación aseguran que, de momento, no se ha observado una caída del consumo de porcino en España como consecuencia de la crisis de la nueva gripe y aplauden la "información clara" facilitada hasta ahora por Sanidad.

Sin embargo, en las patronales existe cierto malestar por lo que consideran una "tardía" respuesta del ministerio de Agricultura al veto anunciado el pasado lunes por Rusia al porcino español. "La administración no ha sido lo suficientemente ágil", critican.

 

Más noticias de Política y Sociedad