Público
Público

Rusia y EEUU diseñarán un acuerdo estratégico marco pese a las diferencias sobre el escudo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia y Estados Unidos mantuvieron hoy sus diferencias sobre el emplazamiento del escudo antimisiles en Europa, pero decidieron diseñar un nuevo acuerdo marco estratégico que regirá sus relaciones incluso tras el cambio este año de las administraciones en ambos países.

La capital rusa acogió una nueva ronda de consultas en el formato "2+2", con la participación de los secretarios de Estado y Defensa norteamericanos, Condoleezza Rice y Robert Gates, y los ministros rusos de Exteriores y de Defesa, Serguéi Lavrov y Anatoli Serdiukov.

"EEUU reafirmó su intención de crear el tercer escalón (de su defensa antimisil) en Europa. Rusia no está de acuerdo con ello", indicó el jefe de la diplomacia rusa una la rueda de prensa final, aunque calificó de "fructíferas" las conversaciones sostenidas.

Lavrov explicó que Washington ha presentado a Moscú "propuestas bastante importantes y útiles para minimizar las preocupaciones de Rusia" respecto al escudo antimisiles que EEUU se propone instalar en Europa del Este cerca de las fronteras rusas.

El jefe del Pentágono anunció a su vez que esta misma tarde la parte rusa recibirá por escrito las propuestas estadounidenses sobre la defensa antimisiles, llamada a neutralizar posibles ataques con misiles por parte de Irán, y las medidas para aumentar la confianza.

"Hemos tenido la oportunidad de hablar en detalle de las medidas para elevar la confianza y la transparencia que garanticen a Rusia que las instalaciones de misiles (en Polonia) y el radar (en la República Checa) no representarán una amenaza para ella", dijo Gates.

Según filtraciones, estas medias pueden incluir que expertos rusos inspeccionen las bases polaca y checa, que el radar no observe el territorio de Rusia y que los cohetes interceptores permanezcan fuera de los silos hasta que no se registre una amenaza real de un ataque iraní.

Rice, por su parte, anunció que Rusia y EEUU han acordado hoy elaborar un documento marco de carácter estratégico que abarcará todos los ámbitos de cooperación entre ambos países.

"Ese documento, sin ser un tratado oficial, debe reflejar toda la amplitud y profundidad de las relaciones ruso-estadounidenses y sentar las bases para su ulterior desarrollo", subrayó la secretaria de Estado, según la agencia Interfax.

Explicó que los puntos de ese acuerdo sobre los que las partes han logrado consenso son "la lucha contra el terrorismo nuclear" y la necesidad de garantizar que países que desean poseer la energía nuclear obtengan acceso al combustible atómico sin poner en peligro el régimen de no proliferación.

Los puntos sobre los que aún no hay acuerdo definitivo son "las relaciones estratégicas y la reducción de los arsenales nucleares" después de que venzan los tratados de desarme vigentes.

"Estados Unidos está dispuesto a celebrar negociaciones a fondo después de que la parte rusa estudie nuestras propuestas (...) Tenemos premisas para ponernos de acuerdo, pero para ello hay que continuar el diálogo", indicó la secretaria de Estado.

Lavrov confirmó que esta ronda de negociaciones se centró en "la formación de un marco estratégico del diálogo bilateral, tal y como lo habían acordado los presidentes" ruso, Vladímir Putin, y estadounidense, George W. Bush, en su última cumbre en EEUU.

El ministro citó como otro tema en el que persisten desacuerdos el futuro régimen de limitación de las armas estratégicas ofensivas después de que en diciembre de 2009 venza el tratado bilateral de desarme nuclear START-1, de 1991, para evitar una nueva carrera de armamentos.

"Hemos coincidido en que el futuro tratado (...) deberá ser jurídicamente vinculante, aunque, por supuesto, habrá que hacer todavía un gran trabajo para elaborar ese documento y dotarlo de contenido concreto", subrayó.

Por otra parte, Lavrov indicó que en las consultas se ha registrado un "progreso estable", sobre todo en materia de lucha contra el terrorismo nuclear y el fortalecimiento del régimen de no proliferación" de armas de exterminio.

Lavrov añadió que Moscú y Washington tienen posturas antagónicas sobre Kosovo y recordó que Rusia había advertido contra la independencia unilateral de ese territorio.

"Advertimos que ese paso inevitablemente tendría consecuencias y así, lamentablemente, está ocurriendo, porque no es fácil meter en un solo Estado a todos los que no lo quieren", dijo en alusión a la minoría serbia de Kosovo y los recientes disturbios.

Rice admitió las divergencias sobre Kosovo, pero señaló que Moscú y Washington coincidieron hoy en que "ambas partes (los serbios y los albano-kosovares) deben abstenerse de la violencia y las provocaciones".