Público
Público

Safina sigue los pasos de su hermano Marat y conquista el Masters de Madrid

EFE

La condición de primera raqueta del mundo fue puesta de manifiesto en el torneo femenino del Mutua Madrileña Open, que coronó como campeona a la rusa Dinara Safina después de superar con autoridad a la danesa Caroline Wozniacki (6-2 y 6-4), una aspirante bisoña, lejos aún de poner en cuestión la autoridad de su rival.

Dinara mantiene la estela de su hermano Marat, igual que ella dominadora del circuito. Y ahora, ella igual que él, vencedora en Madrid. Marat Safin, que calcula su retirada, venció en el cuadro masculino en el 2004.

La raqueta de Odense, no obstante, aparecerá mañana lunes, como una de las diez mejores del circuito. Un premio a su destacado trabajo en Madrid y renta de su papel ascendente.

Sin embargo, Wozniacki, que en Madrid disputó su tercera final de la temporada, de la que sólo salió airosa en Ponte Vedra y derrotada en Memphis además de en la Caja Mágica, está aún lejos del nivel de las grandes. Roland Garros asoma como su momento definitivo. También en tierra y en un escenario generoso con los elegidos.

Nunca hasta este año la tenista danesa había superado los cuartos de final de un torneo en arena. Su mejoría ha sido evidente. Tampoco ha sobresalido en un 'major'. Su tope está en la tercera ronda.

Todo lo contrario que Safina, ya consolidada como una de las grandes del circuito, el éxito en Madrid carga de argumentos su condición de número uno del mundo. Algo en entredicho por gran parte de sus principales rivales, que critican el hecho de que la moscovita esté en la cima del ránking sin haber ganado un Grand Slam a lo largo de su carrera.

Puede ser también Roland Garros para Safina, que ya fue finalista en el pasado curso y que rentabiliza sus condiciones en la arcilla. Dejó de lado las molestias físicas que le incomodaron desde el final del choque de semifinales contra la suiza Patty Schnyder para imponer su autoridad en la final de Madrid, que solventó en 110 minutos. Otra paliza para la rusa, que acumula partidos sin descanso. Madrid fue su tercera final seguida tras Stuttgart, que perdió ante Kuznetsova, a la que venció después en Roma.

Woznicki, que acumula en su cosecha cuatro títulos, Ponte Vedra en el 2009 y Estocolmo, New Haven y Tokio en el 2009, apenas sacó fruto de la batalla que ofreció a la rusa. Le plantó cara en un parcial que duró tres cuartos de hora. Sin embargo, el marcador plasmó una distancia más evidente (6-2).

La danesa de diecinueve años buscó la reacción en la continuación. No perdió de vista en el marcador a la rusa hasta el quinto juego, cuando Safina efectuó una rotura que le puso de cara al triunfo.

Pudo alargar el duelo Wozniacki, que desaprovechó la ocasión de romper el servicio de la moscovita y equilibrar el marcador del segundo set. Fue ahí donde Safina tiró de experiencia y donde su rival acusó la presión poco antes de que se le marchara el partido.

El primer enfrentamiento entre Safina y Wozniacki terminó por ampliar el historial de la número uno del mundo. Madrid es el segundo éxito del curso para la rusa, tras el obtenido en Roma hace una semana. Son ya once los títulos que suma en su carrera. A los que añade el lustre de la final del Abierto de Australia, la de Roland Garros y la plata olímpica lograda en Pekín 2008.

Más noticias de Política y Sociedad