Público
Público

Sainz, el único superviviente de la 'armada' española en el Dakar

EFE

El español Carlos Sainz (Volkswagen) se ha convertido en el único piloto español que aspira al triunfo en el Dakar, tras el fracaso del resto de integrantes de la poderosa 'armada' que cruzó el charco para participar en la carrera más dura del mundo.

A falta de cinco etapas para el final, el madrileño comanda con solvencia la competición de autos, aunque el qatarí Nasser Al Attiyah (Volkaswagen) le pisa los talones.

El varapalo más sonado para los pilotos españoles es el que protagonizó Marc Coma, vencedor del último Dakar, a quien los comisarios de carrera sancionaron con una penalización de seis horas por, a su juicio, haber cambiado un neumático durante la séptima etapa.

A día de hoy, el misterio rodea aún este polémico episodio que apartó al catalán de la lucha por revalidar la corona del Dakar.

El galo Cyril Despres (KTM), líder de la carrera y acérrimo enemigo de Coma, fue quien hizo saltar las alarmas, al acusar a su compañero de tramposo por haber cambiado la goma trasera de su KTM durante un tramo neutralizado de la etapa, antes de reanudar el trazado cronometrado.

Despres consiguió que las cámaras de televisión captaran imágenes de la rueda del catalán, y los comisarios de carrera decidieron actuar de oficio e investigar el asunto para, según argumentaron, no crear una atmósfera de incertidumbre en torno a la prueba.

Finalmente, con las imágenes televisivas en alta definición y los datos del GPS de Coma -indicaban que se había detenido durante dos minutos en un sector donde hay una casita-, resolvieron que el piloto tenía que haber cambiado la rueda porque estaba en demasiado buen estado tras recorrer 200 kilómetros.

Esto acarreó una sanción ejemplar, un duro golpe a la reputación de Coma, hasta entonces intachable, y, lo más importante, la imposibilidad de luchar por el título.

Unos días atrás, el primero en caer fue Jordi Viladoms (KTM), en una nefasta tercera jornada, entre La Rioja y Fiambalá, en la que su compañero Coma sufrió problemas mecánicos que lo hicieron detener hasta en tres ocasiones.

Viladoms se fue al suelo durante la etapa y tuvo que ser trasladado a la zona médica del campamento con una fuerte contusión en la caja torácica, aunque está en buen estado y ya ha regresado a su casa.

Ese mismo día se fueron al traste todas las opciones del piloto de autos Joan 'Nani' Roma.

Tras el descalabro de Mitsubishi del año pasado, Roma afrontaba este rally al volante de un BMW, un auto que, a priori, estaba preparado para plantar cara a la hegemonía impuesta por Volkswagen en 2009.

Pero el catalán no tenía previsto pegarse un trompazo en el kilómetro 95 de la especial del día, al precipitarse por un terraplén de unos seis metros que lo sorprendió tras una duna.

'Nani' se lastimó una muñeca y dejó hecho polvo su vehículo. Llegó a las tantas de la noche sin una rueda y el día siguiente no tuvo más remedio que abandonar.

Tampoco le fueron mucho mejor las cosas a Gerard Farrés (Aprilia). El piloto dejó el equipo de Coma en KTM para incorporarse a la marca italiana, novata en el mundo de los rallys, y que lo fichó para ser el mochilero del chileno Francisco 'Chileno' López, su gran esperanza.

Farrés sufrió de lo lindo durante la tercera etapa, en la que se quedó sin combustible y estuvo seis horas tirado bajo el sol. Terminó deshidratado y llegó al campamento itinerante del rally rojo como una gamba.

Pero lo peor estaba aún por llegar. Al día siguiente, tras finalizar vigésimo primero la cuarta etapa, los comisarios vieron que una parte de su moto estaba dañada. Una parte que, desafortunadamente, el reglamento establece que no puede ser cambiada, y que lo apeó del Dakar.

Caídas, sanciones y problemas mecánicos. Hasta ahora, el único que se salva es Carlos Sainz, aunque, visto lo sucedido el año pasado, el madrileño va con pies de plomo.