Público
Público

Salgado a Cospedal: "Hay que medir las palabras"

La vicepresidenta del Gobierno reconoce que los Presupuestos de 2010 son "los más difíciles de los últimos años"

JORGE OTERO

Confianza para afrontar la crisis. Ese fue el principal mensaje que la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, lanzó durante su comparecencia en Los desayunos de TVE, programa en el que reconoció que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) son "complicados, los más difíciles de los últimos años".

Lo más sustancioso de sus declaraciones no fue la difícil situación económica, sino los coletazos de su cara a cara con Rajoy en el Congreso en el debate sobre los PGE. Reiteró lo dicho el martes: que Rajoy le faltó al respeto; que el líder conservador no llevó ni una idea ni una propuesta y que "no estaba preparada para un debate de descalificaciones, de alboroto. Pero bueno, de todo se aprende; el año que viene si Rajoy sigue, ya sabré a qué atenerme".

Salgado aprovechó la pregunta sobre el machismo para criticar las declaraciones de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien respecto al duelo entre la vicepresidenta y Rajoy consideró que "como se trata de un hombre y una mujer hay algunos que pueden intentar hacer ver aquello de un chico que pega a una chica, por decirlo de una manera muy sencilla". "Yo no considere el debate en el marco de ganador o perdedor. Lo que sí digo es que hay que tener más cuidado con las palabras. Este es un país donde la violencia de género está muy presente y hay que medir las palabras".

Ya en el terreno puramente económico, Salgado reconoció que la situación, y en concreto la del empleo, son muy delicadas. De hecho, la encuesta de la EPA, que se publicará mañana viernes, no augura buenos resultados. Y será peor en el último a finales de año, según reconoció la principal responsable de la política económica.

Pese al sombrío panorama, Salgado repitió en varias ocasiones que una de las funciones del Gobierno es generar optimismo y apuntó algunos signos de recuperación: "Estamos en una nueva etapa de la crisis, donde conviven señales de recuperación con otras de recesión; por ejemplo el alto número de desempleados. La economía se irá poco a poco consolidando pero eso momento aún no ha llegado".

En ese sentido, defendió los PGE diseñados por su departamento y el aumento de impuestos que contiene dicho proyecto. Salgado defendió la supresión de la ayuda de los 400 euros en el IRPF con el argumento de que cuando se aprobó entonces "los precios y los intereses estaban por encima del 5% y había que ayudar a las familias".

Casi dos años después, la situación es muy distinta: un Euríbor casi al 1% y los precios por los suelos. Así que ahora las familias no necesitan tanto ese dinero: "Ese dinero puede encontrar otra utilidad mayor en manos del Gobierno. No nos lo vamos a quedar; lo destinaremos a los que más lo necesitan".

Y más o menos lo mismo dijo sobre el IVA, cuya subida justificó por tener el más bajo de Europa. Y es que las declaraciones de Salgado no se movieron ni un ápice del discurso oficial: El Gobierno no se va a olvidar de lo más necesitados.

Preguntada sobre el cambio de modelo de crecimiento (pasar del ladrillo a otro más productivo) que anunció el Gobierno hace algunas semanas, Salgado reconoció que se falló en las previsiones de la crisis y que no se actuó con celeridad: "Deberiamos haber avanzado más. Se fueron tomando medidas como el fomento del alquiler y otras para evitar el estallido de la burbuja inmobiliaria, pero el desplome del ladrillo nos pilló por sorpresa".

Justificó también los recortes en investigación. "El recorte en I+D+i ha sido mínimo. Estábamos creciendo más que en ningún momento de nuestra historia. Ningún programa va a dejar de hacerse, ningún proyecto va a quedar sin financiación. Se han aplazado algunos gastos, pero aun así se han destinado 8.000 millones a I+D+i".

Más noticias de Política y Sociedad