Público
Público

Salgado recuerda a las CCAA que acordaron limitar su endeudamiento

La vicepresidenta económica se muestra en contra de que la sociedad tenga que pagar los despidos de empresas con beneficios

Tras la reunión del miércoles del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que las Comunidades Autónomas, especialmente las del PP, salieron insatisfechas ante la negativa del Gobierno a pagar el fondo de competitividad antes de 2013, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, recordó este jueves a las Autonomías que ellas también fueron partícipes de la decisión de limitar el endeudamiento a aquellas regiones que no cumplían trimestre a trimestre sus objetivos de déficit.

"El Consejo de Política Fiscal y Financiera es un foro donde no decide la Administración del Estado, sino todos, y entre todos decidimos el año pasado que aquellas comunidades autónomas que no van cumpliendo su objetivo de déficit trimestre a trimestre no deberán recibir autorizaciones de endeudamiento", remarcó en declaraciones a la cadena Ser.

Salgado insistió en que esta limitación del endeudamiento "es la única herramienta colectiva" que poseen el Gobierno y las comunidades, aunque subrayó que se tiene que contar "siempre" con la voluntad de éstas de cumplir el déficit.

Respecto a si esta falta de financiación limita a las regiones su capacidad de gestión, la ministra destacó que se debe buscar la eficiencia de los servicios públicos esenciales. Puso como ejemplo el recorte del gasto farmacéutico logrado por el Ejecutivo.

También ha mostrado su acuerdo con el consejero catalán Andreu Mas-Colell y ha insistido en que la Administración del Estado y las comunidades autónomas tienen "corresponsabilidad" en el cumplimiento de los objetivos.

"Nosotros, el Estado y todos tendremos que pagar más intereses si los diferenciales de nuestra deuda suben como consecuencia de no cumplir nuestros compromisos", reconoció.

La vicepresidenta segunda del Gobierno reconoció en la misma entrevista en la Ser que no hay impedimento alguno para que una empresa con beneficios pretenda ganar eficiencia ajustando su plantilla, pero que "no es razonable" que el coste de ese ajuste lo asuman todos los contribuyentes.

Salgado consideró que el cambio legislativo propuesto por el grupo parlamentario socialista en ese sentido va "absolutamente en la buena dirección". El PSOE ha propuesto que las empresas de más de 500 trabajadores, que hayan tenido beneficios en los dos últimos ejercicios y que acometan un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecte al menos a un centenar de empleados entre los que haya mayores de 50 años, paguen una parte del subsidio por desempleo de los afectados que superen esa edad.

"Ningún impedimento a que una empresa pretenda ganar eficiencia, es una responsabilidad de la empresa y de sus accionistas. Lo que no parece razonable es que, si esa es la razón en una empresa con beneficios, ese coste (el del ERE) lo asumamos el conjunto de los contribuyentes", afirmó Salgado.

Más noticias de Política y Sociedad