Público
Público

Sarkozy anuncia un acuerdo "entusiasta" de la UE sobre la Unión Mediterránea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se declaró anoche "muy emocionado" por la acogida "unánime" y "entusiasta" que, según aseguró, ha tenido el proyecto de Unión por el Mediterráneo entre los 27 socios de la UE.

Mañana la Unión Europea tomará la decisión formal "de transformar el Proceso de Barcelona en la Unión por el Mediterráneo", afirmó en rueda de prensa el mandatario francés, que negó haber tenido de rebajar sus pretensiones iniciales para embarcar a Alemania en la iniciativa.

"Hemos diseñado la Unión por el Mediterráneo porque el Proceso de Barcelona simplemente no ha funcionado", aseguró Sarkozy tras presentar su idea ante el resto de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea durante la Cumbre de la UE.

"Barcelona fue una buena idea, una buena intención", concedió Sarkozy, pero "no ha funcionado por razones muy simples: trataba como a niños a los países del sur, y la diferencia es que ahora serán tratados en pie de igualdad" y "con una estrategia".

Afirmó que el único cambio en la redacción actual frente a la proposición que presentó en campaña electoral para mejorar las relaciones entre la Unión Europea y los países del Mediterráneo ha sido el nombre "propuesto por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero".

Francia denominaba inicialmente la propuesta como "Unión del Mediterráneo", y España "Unión Euromediterránea".

El líder galo se refirió en varias ocasiones durante su comparecencia a Zapatero para recalcar que esta noche ha "apoyado" la propuesta, al igual que el presidente de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, o el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende.

Según el relato de Sarkozy, también lo hizo la canciller alemana, Ángela Merkel, que tomó la palabra después de él para defender el "texto franco-alemán".

Defendió además su estrategia para recabar apoyos, primero de los países europeos y mediterráneos, después de los africanos, y más tarde de Alemania.

"¿Cómo creamos Europa? Acercando a Francia y Alemania para crear la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, y después vino lo demás", añadió.

Sarkozy propuso en campaña electoral en mayo del pasado año una unión política, económica y cultural a ambos lados del Mediterráneo que obtuvo un apoyo con matices de Madrid y Roma, además de algunos países norteafricanos, pero que despertó los recelos de Alemania.

Según Merkel, al principio la idea le suscitaba algunas inquietudes, entre ellas la de asistir a un proyecto excluyente que pudiera abrir grietas en la cohesión comunitaria.

Tras una cena de trabajo con Sarkozy el 3 de mayo, Merkel dijo que "habrá una Unión por el Mediterráneo, pero será un proyecto de la Unión Europea, es decir de los 27 países miembros".

Según el "Llamamiento de Roma", que firmaron en diciembre pasado Sarkozy, Rodríguez Zapatero, y el primer ministro italiano, Romano Prodi, el proyecto se basará en el principio de cooperación, no de integración.