Público
Público

Sarkozy quiere carta blanca tras su victoria

El presidente presenta los resultados como un espaldarazo a su política de recortes

ANDRÉS PÉREZ

Quien calla, otorga. Y en la Francia actual, más aún. Nicolas Sarkozy aprovechó ayer la victoria de su partido, la UMP, en las elecciones europeas, marcadas por la fuerte abstención, para saludar el "éxito" conservador y el suyo personal. Anunció, además, que lo interpreta como una "exigencia para ir más lejos en las reformas".

Con esa promesa de continuar los recortes de derechos sociales que han ocasionado dos oleadas de huelgas y manifestaciones masivas, en 2007 y 2009, Sarkozy dejó clara su intención. Quiere interpretar el resultado del domingo como un cheque en blanco, que borre su fracaso electoral de 2008 y su pulso, aún en curso, con los sindicatos.

El comunicado del Elíseo asegura que "los franceses marcaron su reconocimiento por el trabajo cumplido durante la presidencia francesa de la UE". Y es que el presidente sigue convencido de que su presidencia de turno, en 2008, marcó por su brillo y quedó para la eternidad en Europa.

Por otra parte, Sarkozy dijo que los franceses expresaron "su apoyo a los esfuerzos del Gobierno para salir" de la crisis, y anunció una reunión con los europarlamentarios para "abrir nuevos proyectos".

Sarkozy delata así su deseo de dar carpetazo a la plataforma sindical conjunta. Quiere apoyarse para ello en los nuevos pesos pesados de la política europea de Francia: los eurodiputados centristas-verdes y su líder, Daniel Cohn-Bendit. En los verdes, algunos son partidarios de darse a ese juego, a cambio de que Sarkozy bloquee la reelección de José Durao Barroso al frente de la Comisión de Bruselas.

Con su comunicado, Sarkozy comete un lapsus que revela el miedo en que vive su equipo. No en vano la abstención alcanzó el domingo el 70% en las barriadas populares francesas. Fue de casi el 60% a nivel nacional.

La abstención, combinada con el 27,8% de votos para su partido, significa que, en realidad, sólo uno de cada diez electores apoyó a la UMP.