Público
Público

Sauber se hace con el control del equipo de F-1 BMW

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

BMW entregó el viernes el control de su equipo de Fórmula Uno a su fundador, Peter Sauber, tras cancelar la venta que tenía previsto hacer a la misteriosa fundación con sede en Suiza Qadbak Investments.

"Ayer, BMW llegó a un acuerdo con Peter Sauber en relación a la venta del equipo de Fórmula Uno BMW- Sauber", dijo BMW en un comunicado.

"El contrato está sujeto a la condición de que el equipo tenga una posición inicial para la temporada 2010", añadió.

BMW dijo que este acuerdo significaba que "la venta a Qadbak Investment. que estaba prevista inicialmente no se realizará".

Añadió que un acuerdo más amplio con Sauber recortaría la plantilla de la fábrica de Hinwil de 388 personas a unas 250.

El fabricante de Múnich, que ganó sólo una carrera en su período en BMW-Sauber, advirtió de que seguirían más recortes de personal, pero añadió que apoyaba la reestructuración.

PREOCUPACIÓN DE QADBAK

BMW, que compró un 80 por ciento de participación en el equipo Sauber, con sede en Suiza, en 2005, anunció en julio que se iba a retirar de la Fórmula Uno.

En septiembre, llegó a un acuerdo para vender el equipo a Qadbak, que se dijo que representaba intereses no citados en Oriente Próximo.

Qadbak ha comprado también el equipo regional inglés Notts County, el club más veterano del fútbol inglés, a través de Munto Finance Company.

BMW-Sauber ha perdido desde entonces su puesto garantizado en la parrilla de salida de 2010 en favor de Lotus F1, con capital malayo, pero la retirada de Toyota le ha vuelto a abrir la puerta.

Sin embargo, la Federación Internacional de Automovilismo tiene aún que confirmar que al equipo como la decimotercera entrada en los circuitos, en medio de las preocupaciones sobre las finanzas y las personas vinculadas con la propuesta adquisición por Qadbak.

"Estamos muy felices con esta solución", dijo el miembro de la junta directiva de BMW Klaus Draeger en un comunicado. "Esto cumple con el requisito más importante: un futuro exitoso para el equipo", añadió.

"Nuestra relación con Peter Sauber siempre ha sido excelente y basada en el respeto absoluto", dijo.

Sauber, que entró por primera vez en la Fórmula Uno con su equipo en 1993 y había conservado su participación del 20 por ciento tras la adquisición de 2005, dijo que se sentía aliviado.

"Significa que podemos mantener la localización de Hinwil y la mayoría de los puestos de trabajo".

"Estoy convencido de que el nuevo equipo tiene un futuro muy bueno en la Fórmula Uno, cuya transformación actual con las nuevas condiciones beneficiará a los equipos privados", añadió.

El equipo aún tiene que designar pilotos para 2010, mientras que los acuerdos de patrocinio estaban en suspenso por la incertidumbre sobre su futuro.

Más noticias en Política y Sociedad