Público
Público

Schimtt presenta en su nueva novela un Ulises inmigrante como héroe moderno

EFE

El escritor, filósofo y dramaturgo francés Eric-Emmanuel Schimtt presenta en su nueva novela "Ulises from Bagdad" al héroe del siglo XXI, un inmigrante clandestino bagdadí que huye del caos y la guerra atraído por la libertad que occidente vende como objeto de consumo masivo.

Los consejos de su padre muerto le servirán para sortear los obstáculos del viaje.

El protagonista de la novela se llama Saad, "esperanza" en árabe y muy cercano a "sad", "triste" en inglés. Se trata de un joven inmigrante clandestino originario de "la ciudad paradigma del mundo contemporáneo", como define a Bagdad su creador, donde "los occidentales llegaron como liberadores y han acabado como invasores".

Para Schmitt el inmigrante es el nuevo Ulises del siglo XXI pero a diferencia del mito griego, que recobraba su identidad cuando volvía a casa, el viaje de Saad no tiene retorno porque "la identidad es ahora fruto de un viaje individual" en el que la vuelta al hogar no tiene ningún valor añadido, ya que los sueños se construyen en Occidente.

Saad pertenece "a la subespecie humana que vive en la miseria, en una sociedad injusta en la que no funciona la atención social", explica Schmitt, quien considera al inmigrante como "el héroe contemporáneo que occidente rechaza porque nos incomoda; por eso los encerramos en campos de detención lejos de nuestros ojos, porque pensamos que son bárbaros".

Como muchos otros, Saad inicia un viaje hacia la tierra prometida "anteponiendo la libertad de pensamiento antes que la felicidad" porque, a pesar de tener la posibilidad de vivir una historia de amor durante su periplo hasta Londres, escoge seguir hasta su objetivo final, aconsejado por un padre que, aunque fallecido, es omnipresente.

Schmitt confiesa a Efe sentir una cierta envidia de la "fuerza de vida, la valentía y el coraje" de los inmigrantes que se embarcan en un viaje lleno de miserias para llegar a entrar en un mundo paralelo de explotación laboral, extorsiones de mafias y vida infrahumana", que es aquella Europa que "los europeos prefieren ignorar".

La vida de Saad es para su autor una gran ironía, la decepción de quien lo espera todo de occidente y se topa con una pared de burocracia, injusticias y desigualdades que relegan al inmigrante a una segunda categoría de ciudadanía con unos derechos humanos rebajados y la sospecha permanente de ser un delincuente.

Schmitt reconoce vivir una experiencia similar a la de Saad en los controles aeroportuarios. "Me tengo que convencer a mi mismo de que no he cometido ningún crimen, que he pagado todos mis impuestos y no llevo drogas -explica- pero, aunque me siento sospechoso, nunca tendría la valentía de un clandestino porque soy muy legal".

En todo lo demás, el autor reconoce que, "por suerte", no tiene ningún punto en común con el protagonista, lo cual no le produce indiferencia sino, al contrario, le genera "más simpatía y admiración porque es un héroe moderno, como lo fue Ulises en el mundo clásico".

Hoy, día de elecciones europeas, Schmitt se encuentra de viaje en Canadá pero asegura haber encomendado a un familiar que deposite su voto en la urna, ya que le da miedo que "la crisis dé alas a los extremistas de ultraderecha porque dan explicaciones sencillas, fáciles de entender, a una población que vive problemas complicados".

Para Schmitt no existe un choque de civilizaciones como el que predican algunos pensadores y políticos, "lo que existe es una base universal con particularidades" y se muestra convencido de que la multiculturalidad es la única salida posible de la mano de una religión "humanizadora que tiene en su esencia la unión de los hombres y que pone orden en el caos explicando la muerte y la enfermedad".

El autor confiesa su esperanza de que la vida de Saad pueda ser llevada al cine como ocurrió con su novela "Las flores del Corán" o bien al teatro, por el que es más conocido en España gracias a la obra "El libertino", estrenada en 2007 en Barcelona.

Las obras de Eric-Emmanuel Schmitt se han traducido e interpretado en más de treinta países y entre ellas destacan las novelas "La secta de los egoístas", "El Evangelio según Pilatos" o su más reciente "El hijo de Noé".

Más noticias de Política y Sociedad