Público
Público

Seat mejora resultados pese a seguir en pérdidas y prepara ofensiva productos

EFE

La compañía automovilística Seat mejoró en 2010 sus resultados económicos al reducir sus pérdidas un 44% -de 187 a 104 millones de euros-, pese a seguir en números rojos, mientras que prepara una gran ofensiva comercial de productos para 2012 en la que confía para relanzar la marca.

La crisis económica y, en especial, las dificultades del mercado español, continúan lastrando los resultados del fabricante español de coches integrado en el Grupo Volkswagen, pese a que las pérdidas, después de impuestos, mejoraron este 44,4% con relación a 2009.

El presidente de Seat, James Muir, ha admitido que este resultado es "insuficiente" y no es todavía "satisfactorio" porque la empresa no ha conseguido llegar a los beneficios, pero sí demuestra que "se está en el buen camino" y, sobre todo, que se ha puesto fin "al declive" de los últimos años.

Muir, que ha presentado los resultados en conferencia de prensa acompañado de todos los miembros del comité ejecutivo de Seat, ha avanzado que no espera entrar en beneficios hasta 2013.

Los datos positivos que alimentan el optimismo de la dirección de Seat son el repunte de ventas, que consiguió unos ingresos de 4.663 millones de euros, frente a los 4.101 del ejercicio anterior, y un Ebitda (resultado antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones) de 35 millones de euros, más del doble que en 2009.

La compañía mejoró también en más de 60 millones de euros su resultado de explotación, que fue de -330 millones, según el plan general contable español, que difiere del cálculo que realiza Volkswagen que aplica normas internacionales.

En 2010, Seat entregó un 1% más de vehículos en todo el mundo, lo que supone un total de 340.000 unidades, y consiguió recuperar el liderazgo de matriculaciones en el mercado español, por primera vez en 31 años.

De la fábrica de Martorell (Barcelona), salieron el año pasado algo más de 335.000 vehículos, aún lejos de los 500.000 de su capacidad máxima.

La histórica dependencia de Seat del mercado español se ha reducido de manera moderada al pasar de representar un 35% a un 25%. Aunque, James Muir ha puesto énfasis en la necesidad de mejorar las ventas en España hasta situarse en unas cifras más acordes con la importancia de una marca que es la única del sector completamente española.

El panorama de futuro de Seat es positivo, según el máximo ejecutivo de la empresa en España, ya que en pocos meses se iniciará la fabricación del nuevo Audi Q3, lo que garantiza el mantenimiento del empleo en Martorell y supondrá la contratación de 700 nuevos trabajadores.

Por otra parte, los gastos de personal aumentaron en un 3,8% en 2010 hasta alcanzar una cifra que la dirección de Seat considera "demasiado elevada" y que cree no guarda relación con la competitividad de la planta de Martorell.

En paralelo, Muir ha anunciado de manera solemne que en los próximos meses Seat llevará a cabo la mayor "ofensiva" de productos que ha realizado nunca la marca con el lanzamiento de cuatro modelos nuevos a partir de 2012, en los que depositan su confianza de crecimiento en el futuro.

En menos de 18 meses, Seat sacará al mercado un utilitario urbano más pequeño que el Ibiza, una berlina y nuevas versiones del Ibiza y el León, una ofensiva que supondrá llevar la capacidad de producción de la fábrica de Martorell al máximo de sus posibilidades.

Muir ha subrayado que la compañía continua adelante en sus planes de apertura a nuevos mercados como el chino, que ofrece grandes posibilidades y donde quiere entrar en el primer semestre de 2012.

En este sentido, ha anunciado que viajará en abril a la China para entablar conversaciones con concesionarios de la red Volkswagen para estudiar una colaboración futura.

El máximo directivo de la marca española asegura que distribuidores chinos de vehículos han visitado ya Martorell y han mostrado su interés por los coches que se fabrican aquí, aunque probablemente el que podría llevarse a China sería algo diferente.

En estos momentos, la marca está confeccionando el plan de negocio y no ha querido concretar ninguna cifra de vehículos que podrían venderse en China.

Para poder asumir este proyecto a medio o largo plazo, Muir no ha descartado que se pudiera estudiar abrir nuevos centros de producción de vehículos fuera de España.

Más noticias de Política y Sociedad