Público
Público

El sector exterior, gran esperanza contra la crisis

La caída de las exportaciones se suaviza. El diferencial de inflación juega ahora a favor de las empresas españolas. La recuperación de la UE puede aumentar las ventas a mercados foráneos

AINHOA LARREA

Más de tres millones de toneladas de fruta, casi 30.000 de corcho y 53,4 de caballos de raza pura son algunas de las exportaciones que España ha realizado a lo largo de 2009. Desde el inicio de la crisis económica, las ventas al exterior han bajado de manera drástica (ver gráfico), pero las estadísticas muestran que su comportamiento ha empezado a mejorar tímidamente. El Gobierno confía en que esos indicios se afiancen.

'El sector exterior constituirá uno de los motores de la recuperación', dijo el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, el miércoles pasado. Apenas 24 horas antes, su homóloga en Comercio, Silvia Iranzo, indicó que la aportación del sector exterior al crecimiento de la economía española será de 2,3 puntos en 2009, tres décimas más de lo previsto en junio, gracias a la reducción en más de la mitad del déficit comercial exterior.

El sector exterior contribuirá positivamente al PIB este año

La estadística de comercio exterior que elabora el Departamento de Aduanas revela que en los siete primeros meses del año las exportaciones e importaciones descendieron un 20,1% y un 31,6% interanual, respectivamente. El resultado de ambas trayectorias fue una caída del déficit comercial del 54% respecto al mismo periodo de 2008, lo que dejó el saldo en 27.391 millones de euros, como apuntaba Iranzo.

Tomando como referencia lo que va de 2009, las exportaciones registran, por tanto, una disminución muy importante, pero se observa una moderación en la debacle, porque las caídas interanuales (todavía de dos dígitos) son progresivamente más suaves. Además, en términos absolutos se aprecia un incremento gradual en el valor de las exportaciones. La mayoría de los expertos sostienen que la segunda mitad del año apuntalará esa tendencia, y creen que el sector exterior es la gran esperanza para salir de la crisis.

El economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, destaca que las exportaciones españolas se están comportando mejor que las del resto de socios comunitarios, y señala que la tan mentada pérdida de competitividad se había concentrado en el diferencial de inflación, que ahora juega a favor de los productos españoles porque los precios han bajado aquí más que en la UE, que es adonde exportamos casi el 70% de las mercancías.

Cada punto extra de exportación genera o sostiene 10.000 empleos

Por cada diez puntos adicionales de apertura de la economía de cualquier país el PIB per cápita mejora en unos 2.000 dólares y su tasa de empleo, hasta 4,5 puntos porcentuales. Traducido a cifras absolutas, una derivada de ese consenso sería que 'por cada punto porcentual de aumento de la exportación se podrían generar o soportar más de 10.000 puestos de trabajo', según unas estimaciones recogidas por Industria. De ahí la importancia del sector exterior en un momento como el actual.

La ventaja, en el caso de España, es que un tercio de las exportaciones van a parar a Francia y Alemania, que han dejado atrás la recesión y es de esperar que a corto plazo reactiven sus importaciones. El Fondo Monetario Internacional vaticina que el año que viene su PIB crecerá un 0,3% y un 0,9%, respectivamente, mientras que España seguirá en tasas negativas (0,7%).

Por otro lado, las exportaciones españolas están viéndose favorecidas por las ayudas a la compra de coches que se ofrecen en Europa, porque priman la adquisición de vehículos utilitarios y no contaminantes, que son los que fabrican las plantas nacionales.

La pequeña cuota de mercado de España en Asia es una rémora

Durante su intervención ante el Congreso, el martes, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, declaró que 'el hecho de que la recuperación de la economía española se desarrolle con cierto retraso respecto a la de los otros países europeos puede facilitar un comportamiento más expansivo de las exportaciones, que han tenido una trayectoria razonablemente positiva'. Así, 'el principal soporte de la actividad en 2010 deberá ser el sector exterior', subrayó.

El futuro se ve menos sombrío que hace unos meses y, de acuerdo con la última Encuesta de Coyuntura de la Exportación, de abril a junio, las perspectivas van mejorando. Por segundo trimestre consecutivo, las expectativas sobre la evolución de la cartera de pedidos a tres meses fueron más positivas que el anterior, y el 43% de las compañías pronostica que de aquí a 12 meses aumentarán con seguridad.

Que las grandes potencias salgan de la crisis puede elevar los tipos

Con todo, la pequeña cuota de mercado de España en Asia (un 6,8% de las exportaciones) puede ser una rémora para el auge del comercio exterior, ya que España no podrá beneficiarse directamente del tirón de países como China, cuyo elevado consumo ha favorecido el ímpetu exportador de Alemania.

El director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos, Gregorio Izquierdo, advierte también de otro peligro: 'Existe un riesgo muy alto de que la recuperación de las grandes potencias europeas vaya seguida de una subida de los tipos de interés por parte del BCE', y 'hoy por hoy la economía española es más sensible a un endurecimiento del crédito que al empuje de las exportaciones'.

 

Más noticias