Público
Público

Seguidores y opositores de Ahmadineyad marchan en Teherán

Los fieles al reformista Mir Husein Musaví siguen con sus protestas pese a las advertencias de su líder y al temor a las agresiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de personas se manifestaron hoy en el centro de Teherán en apoyo a la reelección del presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, a quien la oposición acusa de fraude en las elecciones del pasado viernes. La prensa internacional no ha sido autorizada a presenciar la marcha, que sólo se puede seguir por las imágenes que proporciona la televisión nacional iraní.

Los opositores también salieron a la calle, pese a las advertencias de su líder del peligro que corrían. Eso sí, evitaron coincidir en el mismo lugar para que no hubiese enfrentamientos directos y se dirigieron hacia otra zona de la capital.

La citada televisión, controlada por el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí, calificó la marcha de 'concentración por la unidad' y aseguró que en ella han participado miles de personas procedentes 'de todos los estratos de la sociedad'. Sin embargo, durante la retransmisión televisiva apenas se han mostrado planos cortos que pudieran permitir conocer cuál era el verdadero ambiente en la plaza de Valy-e Asr, situada en el centro de Teherán y epicentro de la marcha.

A pesar de que el candidato opositor, Mir Husein Musaví, había pedido que no se celebrase una manifestación a su favor, miles de seguidores, animados por bloggers y usuarios de redes sociales, protestaron en Teherán de forma pacífica.

Según los periodistas iraníes que han seguido los acontecimientos, numerosas personas desfilaron por la avenida Valy-e Asr, principal arteria de la ciudad, en dirección a la plaza de Vanak, en el norte de la capital. Los testigos afirman que, al igual que el lunes, la cola se extendía varios kilómetros

Entonces, Musaví logró convocar a casi un millón de personas, concentración que acabó con siete personas muertas, decenas de heridos y centenares de detenidos al intervenir las fuerzas de seguridad. El pasado domingo, Ahmadineyad sólo consiguió congregar a unos miles de seguidores en el mismo lugar.

Casi en silencio, levantaban los brazos y hacían el signo de la victoria, mientras portaban folios blancos con el nombre del candidato reformista que ha denunciado fraude en los comicios del pasado viernes.

La manifestación, que no había sido autorizada, no ha podido ser seguida por la prensa internacional, a la que hoy el ministerio de Orientación y Guía Islámica canceló los permisos para informar en la calle y les advirtió que no pueden cubrir eventos que no cuenten con una autorización especial.

Más noticias en Política y Sociedad