Público
Público

Sí, el sexo puede matarlo, muestra estudio EEUU

Reuters

Por Julie Steenhuysen

Los súbitos aumentos de actividad físicamoderada a intensa, como trotar o tener sexo, incrementan de modosignificativo el riesgo de sufrir un ataque al corazón,especialmente en personas que no realizan ejercicio regular,dijeron el martes investigadores de Estados Unidos.

Los médicos han sabido durante mucho tiempo que la actividadfísica puede causar serios problemas cardíacos, pero el nuevoestudio ayuda a cuantificar ese riesgo, dijo el doctor IssaDahabreh de Tufts Medical Center en Boston, cuyo trabajo apareceen Journal of the American Medical Association.

El equipo analizó datos de 14 estudios examinando el vínculoentre el ejercicio, el sexo y el riesgo de ataques al corazón omuerte cardíaca súbita, un ritmo mortal del corazón que hace quela sangre deje de circular.

Los investigadores hallaron que las personas son 3,5 vecesmás propensas a sufrir un ataque cardíaco o una muerte súbita deorigen cardíaco cuando se están ejercitando comparado con losmomentos en que no lo están haciendo.

Y son 2,7 veces más propensos a sufrir un ataque al corazóncuando practican sexo o inmediatamente después, comparado con elmomento en que no lo practican. (Estos hallazgos no se aplican ala muerte cardíaca súbita porque no había estudios que evaluaranel vínculo entre el sexo y la muerte cardíaca.)

Jessica Paulus, otra investigadora de Tufts que colaboró enel estudio, dijo que el riesgo era bastante alto. Pero el períodode riesgo aumentado es breve.

"Estos riesgos se elevan sólo por un breve período de tiempo(1 a 2 horas) durante y después de la actividad física o sexual",dijo Paulus en una entrevista telefónica.

Debido a esto, el riesgo para los individuos durante el cursode un año es aún muy pequeño, agregó.

"Si uno toma 10.000 personas, cada sesión individual deactividad física o sexual por semana puede asociarse con unaumento de 1 a 2 casos de ataque al corazón o muerte súbitacardíaca por año", dijo Paulus.

La doctora agregó que es importante balancear los hallazgoscon otros estudios que muestran que la actividad física regularreduce el riesgo de ataques cardíacos y muerte cardíaca súbita enun 30 por ciento.

"Lo que realmente no queremos hacer es que el público sealeje de esto y piense que el ejercicio es malo", dijo lainvestigadora.

Esto significa que las personas que no se ejercitan conregularidad deben comenzar cualquier programa de ejercicios conlentitud, aumentado gradualmente la intensidad de las prácticascon el tiempo, concluyó.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 22 demarzo del 2011.

Más noticias de Política y Sociedad