Público
Público

El Siena frena al Inter, el Roma gana y el "scudetto" se decidirá en la última jornada

EFE

El campeonato italiano se puso hoy al "rojo vivo" y, cuando todo daba a entender que el Inter podía ya esta jornada cantar el alirón, ha visto con el sorprendente empate casero interista ante el modesto Siena (2-2) ver cómo el Roma, que ganó al Atalanta (2-1), se le ha situado a un punto, a falta de una jornada.

Ello hace, pues, que el ansiado "scudetto" (título) deba decidirse en una trigésimo octava, y última, jornada en la que el Inter visitará al Parma y el Roma hará lo propio ante el Catania; dos conjuntos que, además, se jugarán la salvación de la categoría.

La 37a. jornada del campeonato de la Primera División del "calcio" se vivió intensamente, especialmente en Milán y en Roma; con una afición "interista" dispuesta a cantar victoria matemáticamente una semana antes de la conclusión liguera y una romanista disfrutando del triunfo de su equipo en el estadio Olímpico, aunque con la mirada y el oído puesto en el San Siro milanés.

Al Inter le bastaba ganar al Siena, que no se jugaba nada en la tabla, para adjudicarse matemáticamente el decimosexto "scudetto" de su historia, con el que enmarcar brillantemente el año de su Centenario de fundación.

También se adjudicaba el Inter el "scudetto" si empataba con el equipo toscano y el Roma perdía o empataba, pero nada de ello se produjo.

El partido en el Giuseppe Meazza (para los "futboleros" el "San Siro") comenzó con una gran presión local que llevó ya, en el minuto 11, al francés Patrick Vieira a anotar el 1-0. El campo se vino abajo, pues el Inter era entonces campeón.

Sin embargo, a la media hora, el sienés Maccarone echó un jarro de agua fría al empatar, pero al borde del descanso la joven promesa interista Balotelli, de 17 años, devolvió la alegría al Inter, al colocar el marcador en 2-1.

Se llegó al descanso en medio de un partido feo y brusco, pero que ya en la segunda mitad, en el minuto 68, vio saltar de nuevo la sorpresa al marcar el franco marroquí Kharja el empate para el Siena.

Otro "jarro de agua" sobre una afición interista que además, con la mirada puesta en el Olímpico de Roma, veía entonces ganar al conjunto romano sobre el Atalanta, por 2-0.

Todo pudo cambiar en el minuto 78, cuando el colegiado pitó un penalti a favor de Inter. Pero la alegría local duró poco, ya que el encargado de lanzarlo, Marco Materazzi, vio cómo su disparo lo detenía el portero Manninger. Y se terminó todo con el sorprendente 2-2.

En medio de una gran pitada, la hinchada interista abandonó el estadio, esperando a la semana que viene, cuando el Inter visitará al Parma, club que lucha desesperadamente por mantenerse en Primera División.

Si la tristeza invadió al Inter, la alegría se adueñó del Roma, que ve cómo se reabre la lucha por el "scudetto", después de que su entrenador, Luciano Spaletti, dijera ayer que sólo tenían "un uno por ciento de posibilidades".

El Roma se enfrentó al Atalanta y le ganó por 2-1, con goles de los romanistas Christian Panucci (m.23) y De Rossi (m.67), y del visitante Bellini (m.88).

Si la lucha en la cabecera está al "rojo vivo", en zona previa de "Liga de Campeones de Europa" también cambiaron las tornas y, asimismo, en contra de un conjunto milanés: esta ocasión el Milán.

Y es que el Fiorentina quitó el cuarto puesto al Milán tras ganar por 3-1 a un Parma y ver como los milanistas caían en Nápoles (3-1). Ahora, el equipo toscano saca dos puntos al milanés, que vería como un notable desastre no entrar ni siquiera en la fase preliminar de la Liga de Campeones.

Comenzó marcando el Parma, en el minuto 11, por obra de Budan, pero el argentino Santana (m.39) logró el empate para el Fiorentina. Ya en la segunda mitad, en el minuto 77, el local Semioli logró el 2-1 y , a falta de cuatro minutos para el pitido final, el también argentino Osvaldo colocó el marcador en el definitivo 3-1 para los "viola" florentinos.

El Milán viajó a Nápoles con la esperanza de ganar a los sureños, pero un intratable equipo partenopeo le dio una lección de fútbol, en medio de la locura de sus seguidores, deseosos de volver a aquellos dorados años en los que el argentino Diego Armando Maradona colocó al equipo napolitano entre los grandes.

Comenzó marcando el local eslovaco Hamsik, en el minuto 36. En el minuto 69, Domizzi, de penalti, anotó el 2-0 y, en el 87, Bogliano el 3-0. Los milanistas lograron su gol en el minuto 94, gracias al holandés Seedorf.

Si el Fiorentina supera al Milán en dos puntos, pero el Sampdoria acecha al conjunto milanista ya que se le sitúa a un punto de distancia gracias a la victoria de los sampdorianos por 0-2 en casa del Palermo.

Antonio Cassano y Maggio lograron los tanto del Sampdoria.

Al Juventus de Turín, que tiene consolidada la tercera plaza y su regreso a la fase previa de la Liga de Campeones, le costó empatar en casa con el Catania (1-1), que está el tercero por la cola y lucha por salvarse del descenso.

Comenzó marcando el visitante uruguayo Jorge Barros Martínez, en el minuto 48, y cuando parecía que el partido acabaría con la victoria siciliana, el capitán juventino Alessandro Del Piero marcó el empate (m.89).

El Catania jugará el próximo domingo frente al Roma, en un partido en el que los romanistas deben vencer para aspirar al "scudetto" y los sicilianos se ven obligados a ganar para mantenerse en la máxima categoría.

En la zona media de la tabla, el Génova perdió ante el Lazio (0-2), con goles del macedonio Pandev (m.31) y Rocchi (m.47).

El Udinese, que aspira a la UEFA, perdió en casa frente al Cagliari, por 0-2, con tantos de Accquafresca y Cossu.

Más noticias de Política y Sociedad