Público
Público

Siete muertos y 10 desaparecidos en las explosiones de munición militar en Albania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son ya siete las personas muertas en las explosiones registradas en un depósito de munición militar, cerca de la capital albanesa, mientras que otras diez siguen desaparecidas, según confirmó hoy el primer ministro albanés, Sali Berisha.

La explosión de unas 3.000 toneladas de munición antigua de artillería, que estallaron en cadena ayer en una fábrica de destrucción de armas situada en el pueblo de Gërdec, causaron alrededor de 245 heridos.

"Estamos haciendo todo lo posible para hallar a los trabajadores desaparecidos", declaró Berisha durante una visita a los heridos en el hospital militar de Tirana.

Las autoridades sanitarias confirmaron que cinco heridos graves, de ellos una niña de tres años y otra de seis, fueron trasladados esta mañana en avión a Grecia y otros cuatro, con quemaduras graves y fracturas, fueron llevados a hospitales italianos.

"El balance puede agravarse teniendo en cuenta el estado crítico de algunos heridos", dijo el Ministro del Interior, Bujar Nishani.

Añadió que 121 trabajadores, entre ellos muchas mujeres, se encontraban en el momento de la explosión en el depósito militar desmantelando proyectiles, que según la prensa eran de producción china de los años 1960-1965.

Albania, que aspira a recibir la invitación para ingresar en la OTAN en la cumbre de Bucarest del abril próximo, dispone de más de 100.000 toneladas de municiones heredadas del comunismo y la Segunda Guerra Mundial.

"Aún no sabemos las causas de este accidente extremadamente grave", dijo el Ministro de Defensa, Fatmir Mediu.

Un helicóptero macedonio llegó hoy con 200 unidades de sangre y plasma para ayudar a los heridos, y centenares de ciudadanos albaneses han donado sangre.

Unos 4.000 habitantes de los pueblos cercanos fueron evacuados mientras fuerzas especiales de la policía han acordonado la zona e impiden el acceso de los habitantes a sus casas.

Las fuerzas especiales del ejército y los zapadores han iniciado hoy la operación de limpieza de la zona en la que puede haber posibles proyectiles no activados.

Además, se va a verificar si hay mas víctimas bajo los escombros de la fábrica de la que sigue saliendo humo.

El estallido fue tan fuerte que causó un desprendimiento de tierra en la colina donde se encontraba el polvorín, y se sintió en Tirana y hasta en la vecina Macedonia.

Las casas cercanas al establecimiento militar resultaron dañadas, y el tráfico en la autopista que une Tirana con Durres estaba ayer cortado.

Algunos de los vidrios de la fachada del aeropuerto internacional de Rinas de Tirana, a poco más de un kilómetros de distancia, sufrieron desperfectos y los vuelos se suspendieron durante media hora.