Público
Público

El silencio de Rouco desespera a Losantos

Las estrellas de la Cope dan la espalda al locutor de La Mañana

JESÚS BASTANTE

La Cope no es Losantos. Una afirmación bastante evidente para todos, excepto para el polémico locutor, cuyo mayor argumento después de que trascendiera que la propiedad de la emisora había decidido retirarle de las mañanas ha sido el de asegurar que, sin él, la cadena se irá "a freír espárragos".

La realidad resulta, sin embargo, bastante diferente, y muestra una cadena en la que los apoyos a Federico Jiménez Losantos han desaparecido de la noche a la mañana. Y las cuentas pendientes de tantos años han comenzado a aparecer.

Y es que la defenestración del locutor en la emisora episcopal ha destapado las rencillas, más o menos larvadas, existentes en Cope. La ruptura más visible ha sido la de Losantos con Ignacio Villa.

El director de informativos, reconocido incluso por el locutor como el sucesor elegido por la dirección, ha explicitado su alejamiento con las dos estrellas de la Cope, Federico Jiménez Losantos y César Vidal. Algo similar sucede con la responsable de las tardes, Cristina López Schligting, enfrentada con ambos hasta el punto de acoger en su programa a algunos de sus comentaristas de la actualidad más críticos con ellos, como Miguel Ángel Rodríguez o Juan Carlos Girauta.

Pero, sin lugar a dudas, lo que más ha molestado al locutor de La Mañana ha sido el silencio del que hasta ahora había sido su mayor valedor, el cardenal de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela.

De hecho, cuando se adelantó la oferta de renovación que Cope había hecho a Losantos y Vidal, el entorno del de este último aseguraba que el cardenal podría solucionar el "malentendido". Sin embargo, para desesperación de ambos, el cardenal de Madrid no se ha movido en las últimas semanas.

Losantos tampoco cuenta con los apoyos del sector eclesial de la Cope. Especialmente evidente ha sido el desmarque del director general de contenidos de la cadena (y colaborador de Libertad Digital), José Luis Restán, quien ha evitado hacer causa común con el locutor.

Por su parte, el responsable de la programación religiosa de la cadena Cope y víctima de las diatribas del todavía director de La Mañana, Manuel Bru, tampoco esconde, incluso en antena y en directo, su negativa a la continuidad de Losantos y Vidal.

Tanta es la soledad de Federico Jiménez Losantos que fuentes internas de la cadena de los obispos aseguran que, pese a lo que él mismo ha afirmado, no es seguro que César Vidal termine acompañando a su compañero de fatigas en su salida de la emisora.

Hasta los trabajadores se muestran visiblemente preocupados por el futuro de Cope, especialmente tras las polémicas concesiones de emisoras de FM realizadas por Esperanza Aguirre, y que han dejado fuera a Cope. Así, el comité de empresa de la cadena emitió hace pocos días una nota en la que recordaba que Cope es "la única gran emisora de radio sin frecuencia de FM en Madrid".

Al tiempo, los trabajadores han criticado la concesión de un poste a la empresa de Losantos y Pedro J., que no tiene "acreditada ni experiencia ni viabilidad en proyectos radiofónicos". "Es un golpe brutal en la línea de flotación de la empresa" aseguran desde CCOO.

 

Más noticias de Política y Sociedad