Público
Público

¿Sirven las leyes de acceso a datos sobre pagos de laboratorios a médicos?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Andrew M. Seaman

Un estudio realizado enEstados Unidos sugiere que aprobar una ley que le exige a laindustria farmacéutica informar cuánto le pagan a los médicos nomodificaría la forma en que los doctores recetan medicamentos.

En dos estados que aprobaron las denominadas "leyes deregistros abiertos", las decisiones de los médicos de quéfármacos recetar no variaron con respecto de las de sus pares deestados sin esas normas.

Eso se debería a que la industria está obligada a informar alas agencias oficiales y no a la población.

"Fue una manera de hacer un análisis rápido para determinarsi existía un efecto que pudiéramos medir", dijo Kavita Nair,autora principal del estudio y profesora asociada de la Facultadde Farmacia de la University of Colorado, en Aurora.

La ley que en el 2010 modificó el sistema de salud deEstados Unidos incluye un artículo que obliga a la industriafarmacéutica a informar sobre ciertos pagos a los médicos, comoaranceles por servicios de consultoría, presentaciones orales oviajes.

En una carta en Archives of Internal Medicine, el equipo deNair explica que analizó las experiencias de Maine y WestVirginia, dos estados con leyes de registros abiertos desde el2004.

Con información sobre las prestaciones brindadas entre juliodel 2003 y marzo del 2009, los autores determinaron la cantidadde recetas elaboradas en cada estado de estatinas yantidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de laserotonina (ISRS) de marca.

Los resultados los compararon con los de otros estados sinesas leyes: New Hampshire y Rhode Island versus Maine y Kentuckyy Delaware versus West Virginia.

El equipo explica que los pacientes pueden acceder aversiones genéricas más económicas de las estatinas y los ISRS,mientras que la industria apuesta al marketing para aumentar lacantidad de recetas de las versiones de marca.

Los autores observaron que "hubo un efecto reducido de lasleyes de acceso a la información en Maine y West Virginia, tantopara las estatinas como para los ISRS".

Cuando aparecieron en el mercado los genéricos, por ejemplo,la cantidad de recetas de las estatinas de marca disminuyó un45,3 por ciento en Rhode Island, que no posee una ley deregistros abiertos, comparado con el 50,6 por ciento en Maine.

Aunque algunas diferencias son estadísticamentesignificativas, Nair dijo que no son tan grandes, lo que sugiereque las leyes no modificaron la conducta de los médicos.

Algunas limitaciones del estudio son que otros factorespudieron haber sesgado los resultados, que los estadosutilizados para la comparación tendrían otras diferencias y quetener en cuenta las recetas por nombre de marca no permitiríadetectar los efectos de las leyes.

"Esto ni siquiera nos da un panorama general", opinó, por suparte, Charles Ornstein, que analizó los pagos a los médicos enProPublica, un medio de investigación sin fines de lucro deNueva York.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 28 de mayo del2012