Público
Público

Los socialistas andaluces reeligen hoy a Chaves como secretario general

EFE

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ha animado a los socialistas andaluces a vencer siempre la resignación, el conformismo y el conservadurismo con ideales, aspiraciones, retos y ganas de cambiar.

Zapatero participó ayer en el congreso regional de los socialistas andaluces, la federación del PSOE más numerosa, que ayer fue inaugurado por la nueva secretaria de Organización del partido, Leire Pajín, y en el que será reelegido Manuel Chaves como secretario general.

Tras hacer hincapié en que el PSOE es un partido capaz de avanzar siempre un paso "por delante de la derecha de este país", el también presidente del Gobierno ha bromeado al señalar que ese desafío "no es muy difícil, tal y como está la derecha".

Por eso, ha acabado diciendo que el PSOE es "capaz de avanzar varios pasos y de ir por delante", de saber cuáles van ser sus aspiraciones y sus políticas para hacer en el futuro inmediato.

Los casi 700 delegados que asisten a este undécimo congreso regional de los socialistas andaluces han ovacionado en repetidas ocasiones a Zapatero, que ha obsequiado con numerosos elogios a quienes ha definido como "la flota más poderosa del PSOE".

"Chaves representa el éxito de Andalucía en España y Andalucía representa el mejor cambio que ha habido en España en estos últimos 25 años", ha hecho notar, antes de añadir: "Estamos vinculados en un destino común y compartido".

Al PSOE-A le ha animado a seguir siendo un partido transformador, innovador, de izquierdas y "de verdad" y a "no dejarse engatusar" por "esa especie de pragmatismo que siempre al final conduce a la victoria de los conservadores".

No le han faltado tampoco palabras de crítica para el PP, sobre todo en andaluz, y ha contrapuesto las victorias de "Manolo", que siempre ha tomado con humildad, con las derrotas de otros como Javier Arenas.

"Hay algunos que pierden siempre y que hay que darles las gracias y, lo que es más divertido, que dicen que son la renovación, como Javier Arenas", ha ironizado.

Durante su intervención, se ha detenido en hablar del "drama de la inmigración", que ha vinculado con el hambre y la miseria extrema en el mundo.

Ante esa situación, ha subrayado la necesidad de levantar la voz, "gritar si es necesario", para hacer un llamamiento "con todas las consecuencias y con toda la fuerza" a quienes pueden en el mundo, "porque tienen capacidad económica", y exigirles un mayor esfuerzo para luchar contra esas lacras.

No ha eludido hablar de las dificultades de la economía española y ha sido para comprometerse de nuevo a no recortar los gastos públicos ni las políticas sociales, así como a seguir aumentando las pensiones y el salario mínimo interprofesional.

Y es que, a juicio del presidente del Gobierno, lo mejor que se puede hacer para combatir las dificultades económicas es mantener e incluso ampliar las políticas sociales.

"La política que crea más riqueza es la social" y "ese es el camino para que España siga progresando", ha dicho.

Su vaticinio es que en los próximos meses se oirán propuestas para abrir el debate sobre el futuro de las pensiones y de la Seguridad Social, del mercado laboral y del despido más flexible, pero, según ha enfatizado, esas iniciativas "siempre vendrán desde las filas conservadoras".

Ha abundado en esta idea al sostener que el PSOE sabe ser el partido del Gobierno y, a la vez, el partido de la sociedad, capaz de "estar vivo", de gestionar la tarea diaria y de "soñar, anhelar y de aspirar a más reformas y cambios en pro de una mayor igualdad, más justicia social y solidaridad".

"Son palabras que nunca se agotan y que nunca estarán completamente llenas", ha razonado.

Fiel a sus principios e ideales, Zapatero ha insistido en que su gran objetivo es seguir "cambiando, transformando y reformando España", para que crezcan los derechos y las libertades y pierdan terreno las opiniones conservadoras, las corrientes de opinión que han tenido al país en la historia "cerrado, aislado, encogido".

En este contexto, se ha comprometido a "llevar hasta las últimas consecuencias" las políticas de igualdad entre hombres y mujeres y ha sido tajante al garantizar que su Gobierno no va a consentir que nadie vulnere la intimidad y los derechos de las mujeres que deciden interrumpir su embarazo.

Siguiendo con esta misma línea, ha prometido para "combatir con todas las fuerzas" para despreciar, arrinconar y marginar a quien se atreve a amenazar y a hacer daño a una mujer. "Es lo más triste y denigrante que puede hacer un hombre en la vida", ha lamentado.

Chaves ha reiterado su pretensión de continuar al frente del partido en Andalucía, de presentarse a la reelección por quinta vez consecutiva (la primera fue 1994), una decisión "meditada".

"Yo me debo a mi partido; con aciertos y errores al PSOE he dedicado mi vida y a su disposición estoy. Estoy convencido de que lo mejor para el partido es que yo me presente como secretario general", ha afirmado.

Chaves no ha desvelado si será el candidato a la Junta en las elecciones autonómicas del 2012, pero ha confesado que, pese a los años de gobierno, tiene un "problema": "No nos conformamos. Queremos más, más para Andalucía, más progreso y bienestar".

Quien sí ha hecho referencia a la posibilidad de que vuelva a ser candidato de la Junta ha sido el secretario de Organización, Luis Pizarro, quien ha vaticinado que el líder del PP, Javier Arenas, "volverá" a perder las elecciones frente a Chaves.

Unos 687 delegados socialistas participan en este cónclave que reelegirá hoy a Chaves secretario general y que debatirán unas 1.000 enmiendas a la ponencia marco. La totalidad de ellos respaldó por unanimidad el informe de gestión de la Ejecutiva saliente.

Más noticias de Política y Sociedad