Público
Público

El sol de Camps empieza a ponerse

La 'Gürtel' ha dinamitado la imagen pulcra y monacal del Molt Honorable  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras cinco meses de incertidumbre, a Francisco Camps el Tribunal Superior de Justicia del País Valenciano le ha dado un respiro. El Molt Honorable es perfectamente consciente de que esto sólo era una batalla, y que la guerra Gürtel dista mucho de haber acabado. El balón de oxígeno que le han proporcionado, sin embargo, le va a permitir respirar con un cierto alivio en los próximos meses, mientras la contienda continúa en el TSJ de Madrid y (¡horror!) en el Supremo.

Las batallas, sin embargo, aunque las ganes, dejan siempre heridas más o menos dolorosas. Para empezar, es obvio que la imagen del president ha quedado tocada en lo más íntimo. Un hombre con su relieve institucional no puede dejarse regalar impunemente trajes, relojes, zapatos, pulseras para su mujer, juguetes para su hijo y entradas al Circo del Sol para toda la familia. Sobre todo si tus Reyes Magos particulares han sido obsequiados por ti, a su vez, con ocho millones de euros en contratos nada claros. Dos jueces conservadores, ahora, han considerado que todo esto es de lo más normal, pero el sol de Camps ha empezado a ponerse.

Pase lo que pase en el futuro (y no olvidemos que en Madrid aún hay cajas de documentación del caso que no han sido abiertas, como esperando a una Pandora especialmente audaz), el imaginario que se nos vendió de un Camps austero, monacal y honrado a carta cabal ha estallado en mil pedazos.

Durante estos cinco larguísimos meses, toda España ha estallado en una irreprimible carcajada ante la revelación de los diálogos horteras entre el interfecto y El Bigotes (su Papá Noel particular) y una tupida red de sátiras de todo tipo ha invadido internet. Sólo hay que entrar en You Tube para encontrar docenas de hits dedicados a burlarse del ridículo espantoso del líder valenciano, con títulos que lo dicen todo: Genova vice, Si yo fuera Camps, Francisco Camps, ¿sólo trajes?, El desfile del PP, Trajes para todos.

Gracias al TSJ valenciano, los únicos que van a poder respirar tranquilos por el momento son los de Canal 9. Ya no sabían, los pobres, como enmascarar las noticias referidas al caso. Habían optado, incluso, por referirse al delito que se imputaba a Camps como 'cohecho', directamente en castellano, puesto que su equivalente en valenciano/catalán, suborn (soborno), era demasiado claro.

En fin, que algunos líderes del PP van a poder marcharse de vacaciones sin cierto ahogo en el pecho. Pero a partir de septiembre, con la rentrée, las nuevas emociones pueden ser no aptas para cardíacos.

Más noticias en Política y Sociedad