Público
Público

Solbes califica la propuesta fiscal del PP de poco brillante y advierte de su alto coste

EFE

El ministro de Economía, Pedro Solbes, ha manifestado hoy que la propuesta fiscal del PP de eliminar el IRPF a los 'mileuristas' no le parece "un idea muy brillante" y ha advertido de que, según como se aplique, puede tener un coste de hasta 25.000 millones de euros para las cuentas públicas.

Solbes, que ha hecho estas declaraciones antes de participar en una conferencia en el Círculo Financiero de La Caixa, ha advertido: "todavía no he entendido muy bien de qué va -la propuesta del PP-, porque lo que he entendido es que vamos a dejar exentos de impuestos a los que ganan hasta 16.000 euros pero no sabemos si son 16.000 euros de renta del trabajo personal o de todas las rentas".

Es decir, Solbes se ha referido a que ahora el mínimo personal exento en el IRPF es de 9.000 euros, pero subir ese mínimo a 16.000 tendría un coste de 25.000 millones de euros y supondría 1,50 puntos del superávit, incluyendo la Seguridad Social.

En la segunda alternativa, Solbes ha detallado hoy que "los que ganasen 15.999 no pagarían nada y los de 16.001 lo pagan todo", una alternativa que el ministro de Economía ha calificado de "muy injusta" y ha cifrado su coste en 5.000 millones.

"Por lo tanto o no han hecho bien los números o no se han explicado bien. De momento es difícil de valorar con los datos que tenemos", ha criticado Solbes quien ha añadido: "No me parece una idea muy brillante, de momento".

El vicepresidente económico ha advertido de que "un IVA equivalente para compensar la rebaja supondría subir varios puntos y eso implicaría una reacción inflacionista".

Solbes ha manifestado que, "por otra parte, pasar de impuestos directos a indirectos tampoco es la mejor de las situaciones".

Pedro Solbes, sin embargo, sí que ha dejado abierta la puerta a futuras rebajas del IRPF, "si lo que actualmente es un ingreso alto como consecuencia del ciclo económico se consolida en el futuro y por tanto en términos estructurales hay margen de maniobra para bajar los impuestos, reduciremos los impuestos".

"No tenemos ningún interés en aumentar la presión fiscal. Ya lo dijimos en el programa anterior y se mantendrá en la próxima legislatura. En este momento hay una situación de indefinición en estos meses y yo creo que es muy arriesgado tomar ninguna medida", ha asegurado el ministro.

Ya en la conferencia Solbes ha manifestado: "ahora mismo el debate económico en España parece centrado en si el año que viene creceremos ligeramente por encima o algunas décimas por debajo del 3%. Es una cuestión no exenta de interés".

Para el ministro, "la buena situación de las cuentas públicas asegura también que, ante posibles coyunturas de menor crecimiento, existirá margen de maniobra para que el presupuesto despliegue plenamente sus efectos contracíclicos".

"Con ello aseguramos que si la demanda agregada decae, el presupuesto podrá compensar esa caída, asegurando que el PIB efectivo no se desvía en exceso del PIB potencial", ha aventurado el ministro avanzando hacia dónde se destinará el superávit del que dispone en este momento la economía española.

Ya en el turno de preguntas, Solbes ha confesado que se resiste a que haya un balanza fiscal oficial y ha considerado que "los problemas de financiación son una consecuencia de la historia y del sistema que se negoció en 2001, que se basaba en la población de 1999 y que sólo se iba a modificar si había un aumento poblacional del 3%".

Más noticias