Público
Público

Solbes es consciente de los riesgos a la baja de la previsión de crecimiento del 3,1% en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente segundo Pedro Solbes afirmó hoy que el Ejecutivo es "perfectamente consciente" de que los riesgos a la baja de la previsión de crecimiento de la economía española del 3,1% para 2008 "son altos", y añadió que "no somos tan estúpidos para no ser sensibles a esta situación".

En un encuentro con empresarios en las Cámaras de Comercio, Solbes recordó que él es partidario de hacer previsiones sólo dos veces al año, coincidiendo con la presentación de los programas de estabilidad, por eso, subrayó, "seguimos con nuestra previsión de crecimiento del 3,1 por ciento".

En cualquier caso, destacó que "no hay que exagerar", ya que cualquier cifra de crecimiento por encima del 2,5 por ciento que prevén algunos analistas está en "posiciones muy cómodas".

Solbes insistió en que ello es consecuencia de la preparación que ha llevado a cabo el Gobierno en esta legislatura y que "nos permite estar relativamente cómodos".

En este sentido, resaltó la existencia de un margen fiscal como "no había existido nunca" y unas reformas de "gran impacto positivo".

Así, señaló que el Gobierno "no debe ponerse nervioso y no debe adoptar medidas precipitadas".

Solbes advirtió de que si la situación en Europa y en Estados Unidos se complica, el contexto español será "más complejo".

Asimismo, subrayó que el potencial de la economía española ha crecido mucho en los últimos años y afirmó que si se produce una desaceleración y se crece algo menos, lo hará siempre sobre un margen superior.

Sobre el editorial del Financial Times en el que califica de espectáculo "desalentador" la campaña electoral española y destaca que los contendientes parecen querer sobornar o atemorizar a los votantes, Solbes afirmó que "el mundo no entiende lo que sucede en España" y aseguró que "a partir de la semana que viene, nos pondremos a trabajar en serio".

En su balance de la legislatura, Solbes destacó la preocupación del Ejecutivo por cambiar el modelo de crecimiento y apostar por un incremento de la productividad.

El vicepresidente admitió que continúan los problemas tradicionales de la economía española, aunque aceptó que se han acentuado por la crisis internacional y por dos problemas como el elevado peso de la construcción y por el aumento de la inflación, "un fenómeno común en Europa por el alza de los precios del petróleo y de los alimentos".

Solbes defendió "hacer algo más" en políticas activas de empleo, centradas en traspasar puestos de trabajo de sectores que pierden actividad a otros que pueden generarlos.