Público
Público

La sombra de BMW pende sobre el nuevo Sauber

Reuters

Por Alan Baldwin

La escudería Sauber, con sede en Suiza, presentó el domingo su monoplaza para la temporada 2010 de Fórmula Uno con la sombra del abandono de BMW, los antiguos dueños, pesando fuertemente sobre un equipo despojado de grandes patrocinadores.

El nuevo C29, predominantemente blanco, guarda un parecido más que pasajero con el F1.09 BMW-Sauber del año pasado, mientras que el nombre oficial del equipo continúa siendo BMW-Sauber, al menos de momento por motivos regulatorios, pese a utilizar motores Ferrari.

No obstante, el fundador Peter Sauber, un reacio director de equipo tras tener que tomar el mando de nuevo a los 66 años después de la decisión de BMW de retirarse al finalizar la pasada temporada, dijo que el dinero no era una preocupación inmediata.

"Esta temporada está asegurada financieramente pero por supuesto tenemos que buscar con mucha fuerza nuevos patrocinadores, no sólo para 2010 sino para 2011 y después", declaró el suizo, que fundó el equipo en 1993 con un presupuesto de sólo 30 millones de dólares (21,64 millones de euros al cambio actual).

"Estoy seguro de que habrá más (patrocinadores) cuando comencemos en Barhéin (la carrera inaugural de la temporada el 14 de marzo) o más tarde cuando comience la temporada europea".

"No hemos tenido mucho tiempo para buscar patrocinadores. Comenzamos poco antes de Navidad y era una época muy difícil para encontrar patrocinadores, especialmente los grandes", añadió en una presentación en el circuito Ricardo Tormo de Valencia.

BMW tenía previsto originalmente vender el equipo al misterioso Qadbak Investment, con sede en Suiza, que dijo que representaba intereses de Oriente Próximo no especificados.

La planeada adquisición fue cancelada en noviembre, y Sauber retomó el control del 80 por ciento del equipo que vendió a BMW en 2005.

RÁPIDA SALIDA

y con una reducción de empleados de 388 a 260.

El suizo dijo que acudiría a las carreras y que no tenía intención de buscar una rápida salida, aunque se vio obligado a abandonar su retiro para asegurar la supervivencia de la escudería.

"No está planeado que me retire en los próximos cinco años", declaró. "Pero de momento no tengo idea de vender el equipo. Después de estos cuatro años con BMW tiene una infraestructura brillante".

Sauber contará con el español Pedro Martínez de la Rosa, que vuelve a la competición con 38 años tres años después de correr por última vez para McLaren y el japonés de 23 años Kamui Kobayashi.

El jefe del equipo, preguntado por qué eligió a De la Rosa y no pilotos más joven con más experiencia reciente en competición como el alemán Nick Heidfeld, negó que existieran aspectos financieros.

"Hoy no tenemos patrocinio por parte de Pedro", declaró. "Espero que podamos tenerlo del mercado español en el futuro, por su puesto".

"Es importante hacer cambios", declaró. "Nick condujo para nosotros durante más de siete años. Es bueno que el equipo empiece de nuevo, tenga aire fresco".

De la Rosa dijo que estaba deseando iniciar su tercera etapa como piloto.

"No sé cuánto tiempo necesitaré para quitar la oxidación", dijo a periodistas. "Espero que sólo unas pocas vueltas. Personalmente, me decepcionaría mucho si no finalizamos regularmente en los puntos".

Más noticias de Política y Sociedad