Público
Público

"Son los aficionados, que sin pensarlo, buscan el suicidio"

El CSD admite que "en algunas pruebas de ámbito autonómico existen problemas de seguridad". La Federación Española sólo asume lo que sucede en las citas de ámbito nacional

A. ALDAY / I. ROMO

Para Martín Güemes, la seguridad del público en los rallies "es incontrolable". El presidente de la Federación Cántabra de Automovilismo tiene una peculiar visión del atropello que sufrieron el sábado pasado en Selaya dos personas que presenciaban el Cantabria Rally: "Es lo mismo que si alguien se tira a las vías del tren. Los aficionados, en ocasiones y sin pensarlo, buscan el suicidio involuntario".

No opina lo mismo el Consejo Superior de Deportes (CSD). "Lo cierto es que en algunas pruebas de ámbito autonómico existen problemas de seguridad, pero nosotros no tenemos competencias para actuar a ese nivel", admite su portavoz, Luis Lucio.

La Federación Española, más diplomática, también ha insinuado reiteradamente que la seguridad de las pruebas regionales es inferior a la existente en los rallies de categoría nacional que ella organiza. Ayer mismo, Sergio Sánchez, su portavoz, se desmarcó de lo sucedido en Cantabria: "Nosotros somos responsables de todo lo referido a seguridad en los rallies de la federación española"

Güemes no oculta sus discrepancias con el CSD y con Carlos Gracia, presidente de la Federación Española: "La diferencia fundamental entre un rally nacional y uno regional es en la puesta en escena, en cómo se viste el evento. No hay ni una sola diferencia en cuanto a la seguridad".

En el capítulo de responsabilidades administrativas, Lucio, del CSD, insiste en que "son las direcciones generales de deportes de cada autonomía y las federaciones territoriales las que tienen competencias sobre estas pruebas. Nosotros no podemos actuar. Si hubiera un problema de seguridad en una prueba de la federación española, sí intervenimos".

"El Gabinete de Presidencia es el responsable de autorizar o no un evento deportivo, la Consejería de Deportes no tiene nada que ver replica Lorena Cajigas, portavoz de la Secretaría General de Presidencia del Gobierno cántabro. En este caso autorizamos a la organizadora del evento la celebración del rally, quedando de este modo, libres de toda responsabilidad. La solicitud cumplía los requisitos, por ello otorgamos la autorización administrativa para que se celebrara. La organización debe responder ante estos hechos".

Y la organización, o sea, la Federación Cántabra, ni se inmuta. "No hubo ningún fallo. La directora puso el protocolo de seguridad en marcha en cuanto se produjo el accidente. El problema es el de siempre la imprudencia del público", afirma Güemes.

El presidente cántabro asegura que en el punto donde resultaron heridos una mujer y un joven tras ser embestidos por uno de los participantes, "había una cinta de prohibido público. Pasó en repetidas ocasiones un coche de seguridad que mandó salir a los espectadores de allí. Los comisarios hicieron su trabajo a la perfección. Lo mismo pasó con el puesto de helados [una furgoneta estacionada en el mismo lugar, en plena curva], pero no hacen ni caso. La solución está en la obediencia y prudencia del público. Yo no puedo obligar ni detener a nadie".

"El público es incontrolable; es lo mismo que si alguien se tira a las vías del tren", Federación Cántabra

"En muchos deportes hay accidentes o heridos; salir de casa ya es un riesgo", Federación Cántabra

"En algunas pruebas de ámbito autonómico existen problemas de seguridad", Consejo Superior de Deportes

"La solicitud de los organizadores cumplía los requisitos, por eso dimos la autorización", Gobierno de Cantabria

"Los organizadores deben responder ante los hechos; la Consejería no tiene nada que ver", Gobierno de Cantabria

"Sólo somos responsables de la seguridad en los rallies nacionales", Federación española 

Más noticias de Política y Sociedad