Público
Público

El Sónar abre sus puertas superando ya las 90.000 entradas vendidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sónar, el festival de música avanzada de Barcelona, ha abierto este mediodía las puertas de su edición 19, con un programa de 150 propuestas -musicales y de otros ámbitos- y en la que, según ha adelantado hoy la organización, se ha superado ya la barrera de las 90.000 entradas vendidas para sus tres días.

Como cada junio, Barcelona se ha convertido en la capital de la música electrónica -hasta el sábado 16- y así a las pocas horas de abrir el recinto diurno del Sónar, en el complejo CCCB-MACBA, son ya miles los curiosos espectadores que están recorriendo los cuatro escenarios instalados en este espacio ubicado en el centro de Barcelona.

Aunque la oferta en las horas de apertura no está llena de nombres populares (d.Forma, Chico Unicornio y Microfeel, entre otros), a los más madrugadores del festival no parece importarles.

Varios cientos de personas bailaban poco después del mediodía en el Sónar Dome con los juegos musicales del canario residente en Barcelona Monkey Valley, un recopilador de sonidos a los que otorga un barniz de cierto "tropicalismo".

El programa musical de hoy jueves incluye una treintena de actuaciones en el recinto del CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), aunque las estrellas del día son New Order, los padres del pop electrónico que esta noche ofrecerán un concierto especial -para invitados y acreditados- en el SonarClub, en el recinto ferial Gran Vía 2, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

The Roots, Lana del Rey o Fatboy Slim son algunas de los artistas destacados del programa, que incluye a "clásicos" como Richie Hawtin o Laurent Garnier, nombres de renovadores del "house" como Mary Jane Coles o Julio Bashmore, y del nuevo pop electrónico como Austra o Metronomy.

También está ya abierta la amplia oferta expositiva que este año tiene las instalaciones sonoras como protagonistas, entre ellas las exquisiteces hechas por alumnos del Máster de Artes digitales de la UPF, que se pueden ver en el CCCB.

Por ejemplo, "Pollywogs", una instalación del artista alemán Roland Olbete, formada por cinco sofisticados robots -aunque por fuera parecen máquinas de tricotar colgadas del techo- capaces de interpretar piezas de música clásica y también algún que otro éxito de Kratwerk.

Curiosos resultan igualmente "The Eyeharp", un instrumento musical guiado por la mirada -obra del griego Zacharias Vamvakousis- o "U Beat", del joven italiano Giampaolo Costaglia, una "interface" inteligente que permite al intérprete utilizar su cuerpo como instrumento mientras baila o se mueve.

Dentro de este mismo programa expositivo, en la barcelonesa fundación Mies van der Rohe, en Monjtuïc, se ha presentado la instalación "Ghost Forest", del artista Francisco López, un trabajo de espectrales secuencias sonoras grabadas en diferentes bosques del mundo.

Durante estos tres días se va a celebrar, de forma paralela, SonarPro, una cita dedicada a los profesionales de las industrias creativas con la presencia de 2.500 profesionales de 900 empresas de 50 países.

En el programa de este evento profesional, a las 13.00 horas se ha puesto en marcha el "Music Hack Day", una competición en la que un grupo de piratas informáticos tendrá 24 horas para construir la que puede que sea la próxima generación de aplicaciones de música para dispositivos.