Público
Público

Steve Turre enseña jazz en Oviedo a quince músicos de entre once y quince años

EFE

El músico Steve Turre, profesor de la Juilliard School de Nueva York y reconocido como uno de los innovadores más importantes de jazz con trombón y concha de mar, ha impartido en Oviedo clases en la Escuela Internacional de Música de la Fundación Príncipe de Asturias, a las que han asistido alumnos de entre 11 y 25 años.

La experiencia, que comenzó el jueves en el marco de los XIII Cursos de Verano de la Escuela, ha consistido en sesiones diarias complementadas por un ciclo de conciertos, en los que el aula se ha prolongado hasta distintos escenarios de la capital asturiana.

Turre, que ha finalizado hoy el curso de jazz en la Escuela Internacional de Música, ha manifestado en declaraciones a Efe "el placer" que ha sentido y ha lamentado no disponer de más tiempo.

"Sólo hemos tocado la superficie de lo que se puede llegar a hacer", ha añadido.

El profesor de la Juilliard School de Nueva York ha destacado que los alumnos que ha tenido a lo largo de estos seis días, entre los que algunos han reconocido no escuchar jazz, "están abiertos a probar cosas nuevas".

En las sesiones con Turre se oye hablar de "energía", "ritmo" y "libertad" y, preguntado por la diferencia entre éstas y la enseñanza más clásica, ha explicado que "hay ciertos conocimientos que hay que tener, con independencia de si estás en una orquesta o un conjunto de jazz".

Ha valorado el "free jazz" (jazz libre), pero ha subrayado la necesidad de "conocer muy bien el instrumento", "las escalas" y "la entonación" y ha señalado que "mucha gente toca free jazz pero no al más alto nivel".

Turre ha distinguido entre "dos músicas: la música buena y el otro tipo de música", y se ha confesado amante de "toda la buena música".

Por su parte, también los alumnos han expresado su admiración hacia un maestro al que han distinguido del resto por la "calidad", según el violinista granadino Samuel García, que ha asistido a dos de sus clases.

El chelista Alejandro Oloriz, de Pamplona, ha explicado que "se ve todo desde un punto de vista diferente, del ritmo, la improvisación y de ser libre" y que esto "hace crecer técnica y musicalmente".

Los XIII Cursos de Verano de la Escuela Internacional de Música de la Fundación Príncipe de Asturias ha reunido en Oviedo a 280 alumnos de más de diez nacionalidades, a los que se ha ofrecido clases de canto, tecla, viento madera, viento metal, cuerda, música tradicional asturiana y conjuntos de cámara, cuerda, folk y jazz, entre otros.

Más noticias de Política y Sociedad