Público
Público

Trabajo sueña con tener una mega mutua

B. Carreño

La Seguridad Social ha esbozado un ambicioso plan para animar a las mutuas de accidentes de trabajo a que o bien se fusionen o cooperen entre ellas para mejorar la prestación de sus servicios. En la actualidad, en España operan 20 mutuas de accidentes (el año pasado había 30, pero el resto se han fusionado). De estas, doce mantienen conciertos de cooperación (ocho en Corporación Mutua y cuatro en Suma Intermutual) y el resto funcionan de forma independiente. Según el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, lo ideal es que todas "acabaran en una corporación de cobertura estatal" aunque comprende que, en la práctica, se concentrarán en cuatro o cinco. Mediante este pacto de colaboración, las mutuas podrían prestarse servicios unas a otras en lugar de acudir al mercado privado como hacen ahora. También facilitaría la colaboración con la Seguridad Social, sobre todo en materias donde las mutuas ofrecen un mejor servicio, como en el caso de la rehabilitación o la traumatología.


En la actualidad, las mutuas suelen ser hegemónicas en su región de origen. Sin embargo, cuando tienen que atender a un mutualista fuera de su ámbito de influencia, subcontratan el servicio a entidades privadas (pequeñas clínicas o médicos) con la consiguiente pérdida de calidad en la prestación del servicio.

Un siglo de historia de las mutuas 

Son asociaciones empresariales sin ánimo de lucro constituidas con el objeto de colaborar en la gestión de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

En 1900 se promulga una Ley que dota de responsabilidad al empresario en caso de accidente laboral. Estos se asocian para hacer frente a la Ley. De ahí el carácter regional de cada mutua, ya que es fruto del acuerdo de empresario próximos. El sector estuvo muy atomizado y en España llegó a haber más
de 100 mutuas.

Por las cuotas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, que recauda para ellas la Tesorería General de la Seguridad Social y que están a cargo exclusivo de las empresas.

Las empresas tienen obligación de adherirse a una mutua para que esta preste la atención necesaria a sus empleados en caso de accidente o enfermedad profesional. Estas contingencias sólo pueden ser atendidas por sus propios servicios y no por la Seguridad Social.

 

Más noticias de Política y Sociedad