Estás leyendo: Sueños para otro mundo

Público
Público

Sueños para otro mundo

PATRICIA RAFAEL

La cita era a las 10 de la mañana en el poblado madrileño de Cañada Real Galiana. El objetivo: denunciar la realidad de sus más de 40.000 habitantes. El asentamiento se convirtió en la sede de uno de los talleres que se celebraron ayer en la capital dentro del Foro Social Mundial (FSM).

Bajo el lema "Otro mundo es posible, ¡Otro Madrid también!", la ciudad acogió 22 debates sobre el cambio climático, el derecho a una vivienda digna o la lucha contra el fascismo. Por primera vez en sus siete años de existencia, el foro tiene múltiples sedes repartidas por todo el mundo.

Varias ciudades españolas se sumaron a los actos: Barcelona reunió unos 3.000 participantes en diversas actividades y en Córdoba 500 personas organizaron una batucada contra el neoliberalismo.

Crisol de nacionalidades

El FSM, que nació como reacción al Foro Económico Mundial de Davos, denuncia las desigualdades entre Norte y Sur. Para ello, cuenta con el apoyo de intelectuales como el teólogo Leonardo Boff, en Rio de Janeiro (Brasil), o Carlos Taibo, en Madrid.

Uno de los ejes del FSM es analizar cómo lo global afecta a lo local. Así lo hizo en Cañada Real Galiana, donde se mezclan chalés con chabolas sin agua corriente ni electricidad.

Un pasacalles, que reunió a más de 300 personas, recorrió sus diferentes zonas: comenzó en el sector V, en el que la mayoría de sus habitantes son marroquíes, pasó por El Gallinero, donde más de 500 rumanos malviven en chabolas y finalizó en la parroquia de Santa María de la Cabeza, cerca del vertedero de Valdemingómez.

Más noticias de Política y Sociedad