Público
Público

El Supremo avala un despido por no instar a usar el casco

Un encargado perdió su puesto en 2005 por no informar sobre riesgos laborales

V. P.

Una de las tareas de los encargados de obra es el recordar a los trabajadores de que deben utilizar el casco obligatorio. La empresa palentina Construcciones Ramón García despidió en 2005 a uno de sus encargados de obra por no advertir a los trabajadores de que debían protegerse, entre otras razones.

El Tribunal Supremo ha ratificado la decisión de la empresa. Se pone fin así a tres años de litigio. En diciembre de 2005, el juzgado de lo Social número 2 de Palencia dio la razón a la empresa. El trabajador presentó un recurso que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León desestimó. A continuación, el encargado de obra presentó un recurso de casación contra esta decisión. Finalmente, el Supremo no lo ha admitido, dando la razón una vez más a la empresa.

Entre los motivos que la constructora expuso para justificar el despido de su trabajador también figura el hecho de que éste no comunicara a la empresa la visita efectuada por los técnicos de Seguridad y Salud. Por ello le apercibieron con una falta muy grave.

También se le sancionó con otra falta grave por no estar presente cuando se construía el muro de una obra con hormigón. Y un retraso de 37 minutos en su horario de entrada le costaron una falta leve.
Si se hubiera producido algún accidente laboral y el obrero no hubiera llevado casco, la empresa hubiera cargado con la culpa, según establece la ley.

Nuevos siniestros

Un obrero de 35 años murió hoy en Palma de Mallorca. Cayó desde el octavo piso de un edificio que se estaba construyendo en el Polígono de Son Rossinyol. En lo que va de año han muerto 123 personas en accidentes laborales en el sector de la construcción.

Por otra parte, la subdelegación del Gobierno en León confirmó la muerte de un minero de 47 años el viernes por la noche. El accidente se produjo cuando se vino abajo parte de la galería donde trabajaba, en una explotación del término municipal de Torre del Bierzo. El hombre murió aplastado. Los equipos de rescate tardaron más de tres horas en recuperar su cuerpo. Según el Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, en el primer trimestre del año los accidentes de trabajo se cobraron la vida de 227 personas.

Un estudio del Observatorio de Riesgos Psicosociales de UGT confirma que el 73% de los trabajadores sufre estrés. Esta situación provoca a tres cuartas partes de ellos problemas de salud. El sindicato ha realizado más de 4.000 encuestas a trabajadores de diferentes áreas de actividad, entre ellas la hostelería, la enseñanza, las teleoperadoras o las telecomunicaciones.

Del estudio también se concluye que siete de cada diez trabajadores se siente “quemado”. Las consecuencias físicas de este síndrome, conocido como burnout, son las cefaleas, dolores musculares, la fatiga crónica y las molestias gastrointestinales, entre otras. También produce irritabilidad y ansiedad y un menor rendimiento. Además, un 15% de los encuestados dice haber sufrido acoso.

UGT achaca la situación a una mala organización del trabajo y denuncia que en las empresas se sigan primando los intereses económicos.

Más noticias de Política y Sociedad