Público
Público

El Supremo de Birmania examina en enero el recurso de Suu Kyi contra su arresto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo de Birmania (Myanmar) examinará el 18 de enero el recurso presentado por la principal opositora del país y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, contra el año y medio de arresto domiciliario que cumple, informó hoy una emisora de radio de la disidencia.

Suu Kyi, de 64 años, estaba pendiente de saber cuando la máxima magistratura del país celebraría la vista, después de que aprobase a trámite el recurso el pasado 21 de diciembre.

Una nota con la fecha de la vista fue colocada el viernes en el tablón de anuncios del alto tribunal.

La defensa argumenta que la activista fue juzgada y condenada con una legislación contenida en la Constitución de 1974, que fue anulada por la Carta Magna que se aprobó en referéndum el año pasado.

Por su parte, los abogados del Estado afirman que los artículos referentes a la seguridad nacional aplicados con Suu Kyi siguen en vigor.

La Nobel de la Paz en 1991 ha pasado 14 de los últimos 20 años bajo arresto domiciliario por pedir de manera pacífica reformas democráticas en su país, donde es popularmente conocida como "La Dama".

Birmania es una dictadura militar desde 1962 y no celebra elecciones democráticas desde 1990, cuando Suu Kyi y su partido, la Liga Nacional para la Democracia, ganaron con el 82 por ciento de los votos, aunque el resultado jamás fue acatado por los generales.

El régimen de los generales planea celebrar comicios legislativos este año con la nueva Constitución, que impide a Suu Kyi postulare a la jefatura del Estado.

La comunidad internacional pide a la Junta Militar que para legitimar la convocatoria antes tiene que liberar a todos los presos políticos, incluida Suu Kyi.

Por otro lado, el estadounidense de origen birmano Kyaw Zaw Lwin fue acusado formalmente el viernes de falsificación de documento oficial y otro delito fiscal, en lugar del cargo de rebelión que le imputaron tras su detención el mes pasado.

La pena máxima por falsificación del documento de identidad son siete años de cárcel y tres años más por la otra ofensa, en el caso de ser hallado culpable.

Birmania tiene unos 2.200 presos políticos, según organizaciones no gubernamentales.

Más noticias en Política y Sociedad