Público
Público

Tabaco y gasolinas pagan la escalada del déficit

El Gobierno sube los impuestos para sanear el presupuesto. Los fumadores pagarán 6 euros más al mes y llenar el depósito se encarece 3 euros mensuales

P. GONZÁLEZ / A. M. VELEZ

El Gobierno comienza a subir los impuestos. La necesidad de corregir el fuerte déficit público, que este año alcanzará el 9,5% del PIB para el conjunto de las Administraciones Públicas, ha llevado a aprobar por sorpresa un aumento de la fiscalidad del tabaco y los hidrocarburos, a las puertas de las vacaciones de verano, cuando se incrementa el consumo. Según justificó la vicepresidenta económica, Elena Salgado, "tenemos que iniciar cuanto antes el camino de la consolidación fiscal" para situar las cuentas públicas dentro de los límites que exige la Unión Europea (el déficit debe estar por debajo del 3% del PIB en 2012).

La medida se incluye en un decreto ley aprobado ayer por el Consejo de Ministros y que previsiblemente aparecerá publicado hoy en el BOE. La norma recoge un incremento del tipo específico de la cajetilla de tabaco de 2 euros por cada mil cigarrillos y del tipo mínimo de 21,3 euros por cada mil cigarrillos. Esto supone, según los cálculos del Ministerio de Economía y Hacienda, una subida en el precio de apenas 19 céntimos de euro en las marcas de pitillos de mayorconsumo.

En el caso del Impuesto sobre Hidrocarburos, la subida excluye a los carburantes de uso profesional y otros combustibles como el gas natural, el queroseno o el fuelóleo. Afecta, por tanto, a los gravámenes sobre la gasolinas y el gasóleo de uso particular, que suben 2,9 céntimos de euro por litro. Además, con esta medida se adelanta de algún modo el obligado incremento de este impuesto para alcanzar el tipo mínimo exigido en la UE (España tiene que igualarlo antes de enero de 2012).

Si, como es previsible, los suministradores repercuten las subidas fiscales en el precio de venta al público, el impacto conjunto en los bolsillos de los fumadores y propietarios de coche rondaría los 9 euros más de gasto al mes. Por ejemplo, una persona que fume una cajetilla diaria verá como su presupuesto mensual para tabaco se eleva en 5,7 euros. Y un conductor se dejará en la gasolinera unos tres euros más al mes: si su vehículo es de gasolina, su gasto aumentará en 3,08 euros (tomando un consumo medio de 106 litros mensuales, según las estimaciones del Ministerio de Industria); si es diésel, pagará unos 2,85 euros más (dado un consumo medio mensual de 98,3 litros).

Según la vicepresidenta económica, la subida de impuestos aumentará la recaudación en unos 2.300 euros, bajo la hipótesis de que la mayor presión fiscal no retraerá el consumo. Son 1.097 millones de euros más de ingresos por los combustibles y otros 1.220 millones, por los cigarrillos. Elena Salgado subrayó que un 40% de esta recaudación adicional va a las arcas de las comunidades autónomas, según el reparto de los impuestos estatales establecido en el vigente sistema de financiación.

No es la primera vez que se recurre a subir los impuestos cuando se necesitan más recursos. En 2006, ante los problemas para resolver el déficit sanitario de las comunidades autónomas, también se subieron los Impuestos Especiales. Ahora, es previsible nuevos incrementos en la presión fiscal. En septiembre, de cara a la redacción de los Presupuestos del Estado para 2009, "vamos a pasar revista a muchas figuras, tanto en los ingresos como en los gastos; de momento, no hay nada decidido, ni nada fuera de la discusión", avisó la vicepresidenta económica, quien agregó que "todos" deberán contribuir al objetivo de reconducir las cifras de déficit. Entre las cuestioens que se revisarán estará, por ejemplo, la deducción de 400 euros en el IRPF, de la que el Gobierno planea limitar exclusivamente su aplicación a las rentas bajas, como anticipó Público.

El déficit se ha disparado por el desplome de la recaudación, pero también por el aumento de los gastos asociados a la severa crisis económica, como las prestaciones por desempleo o la mayor inversión pública. Precisamente, el decreto ley que recoge la subida de impuestos incluye también varios créditos extraordinarios y suplementos de crédito que elevan el Presupuesto del Estado de 2009 en 19.751 millones de euros.

El grueso de la cantidad, 16.898 millones, son para costear el aumento de las prestaciones por desempleo que paga el Inem. Otros 1.800 millones son para compensar a las autonomías por la supresión del Impuesto sobre elPatrimonio.

También hay fondos para Educación, para Dependencia y para Fomento. El decreto ley, además, incluye una dotación de 70 millones para poner en marcha el Plan Vive Autobuses, para la renovación del parque de estos vehículos.