Público
Público

Tadic reitera en Cernica que Serbia no renunciará nunca "ni a su provincia, ni a su gente"

EFE

El presidente serbio, Boris Tadic, visitó hoy el diminuto enclave serbio de Cernica, en el sur de Kosovo, y dirigió a sus habitantes el mensaje de que Serbia no renunciará nunca "ni a su provincia, ni a su gente".

La visita a Cernica, en las proximidades de Gnjilane, uno de los pocos enclaves poblados por serbios en Kosovo, se produce ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Serbia, en las que compiten Tadic y el ultranacionalista Tomislav Nikolic.

"Lo haré todo para que existamos aquí, que Serbia exista en Kosovo, porque Serbia con vosotros vive en Kosovo", dijo Tadic, según los medios serbios.

"No aceptaré nunca la independencia de Kosovo, y no empujaré al país a las guerras, sino buscaré una solución pacífica mediante negociaciones", declaró Tadic en Cernica, donde fue recibido por unos centenares de serbios que permanecen en esa zona kosovar.

Los albaneses, que son una abrumadora mayoría de la población de Kosovo, se preparan para proclamar en breve de forma unilateral la independencia de esa provincia, en coordinación con Occidente, pese a que Serbia se opone rotundamente a esa soberanía.

Al referirse a una misión civil y policial que la Unión Europea (UE) prepara para enviar a Kosovo en sustitución de la desplegada desde 1999 por la ONU, Tadic insistió en que sólo es posible su llegada con el visto bueno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En Cernica, Tadic también visitó la tumba de un niño serbio que en 2000, a los cuatro años de edad, murió en un ataque de los extremistas albaneses en la aldea.

Los serbios en Kosovo se centran en el norte, contiguo al resto de Serbia, y en varios enclaves aislados del centro sur, después de que más de 200.000 miembros de esa etnia abandonaran la provincia en los últimos ocho años ante el acoso albanés, sin que apenas haya habido retornos.

Mientras, en Pristina, los medios conjeturan en los últimos días sobre posibles fechas de proclamación de la independencia y hablan en su mayoría de mediados de febrero, pero los líderes albanokosovares mantienen todavía en secreto ese día.

Kosovo está bajo protectorado interino de la ONU y vigilancia de la OTAN desde el fin de la guerra, en 1999.

Más noticias de Política y Sociedad