Público
Público

Tailandeses ruegan por la salud del Rey en el desfile fluvial de Bangkok

EFE

El río Chao Praya, la arteria fluvial de Bangkok, acogió hoy una procesión fluvial en honor del rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, a punto de cumplir 80 años, y que esta vez no pudo presidir el evento al encontrarse ingresado en un hospital por problemas cardiovasculares.

Un total de 52 barcas reales movidas a remo y 2.098 oficiales de la Marina ataviados con coloridos uniformes dieron vida a un paseo de casi cinco kilómetros de longitud que concluyó en el embarcadero frente a Wat Arun (Templo del Amanecer).

La procesión de las embarcaciones, que se guardan celosamente casi todo el año y constituyen una de las atracciones turísticas de la capital tailandesa, suele ser encabezada por el monarca desde la nave insignia, conocida por Suphannahongse (Cisne Dorado).

Pero esta vez fue el príncipe Maha Vajiralongkorn, heredero al Trono, quién presidió el desfile, que marca el inicio de los rituales religiosos de donación de nuevos hábitos a los monjes budistas de los 14 monasterios ligados a la Corona.

Vajiralongkorn iba a bordo de la nave insignia, construida en el siglo XVIII durante el reinado de Rama I, fundador de la dinastía Chakri, y restaurada en 1911.

Tras ella una sucesión de barcazas, talladas con cabezas de animales míticos, avanzando gracias a los movimientos sincronizados de los remeros, que, en una coreografía náutica, emularon con sus remos el movimiento del cisne al extender sus alas.

El desfile, que estuvo amenizado por bandas de música, es también un homenaje al río Chao Praya y a sus afluentes, que siglos atrás acaparaban casi todo el transporte de la capital y servían como conducto a las barcazas militares encargadas de la vigilancia y de la seguridad de esas rutas fluviales

Los festejos tuvieron lugar cuando entre los tailandeses aumenta la preocupación por el estado de salud de su Rey, el decano de los monarcas del mundo, a quién ven como un personaje casi divino y por el que sienten sumo respeto y admiración.

El rey Bhumibol, noveno monarca de la dinastía Chakri, y que ya ha sometido a dos operaciones por deficiencias coronarias, se haya convaleciente desde que a mediados del pasado octubre fue ingresado en el hospital Siriraj de Bangkok, aquejado de una falta de riego sanguíneo en el cerebro que le causó la parálisis de la parte derecha de su cuerpo.

Según el último parte médico de la Oficina de la Casa Real, la salud del Rey mejora a diario y ya es capaz de caminar con la ayuda de un bastón.

Además del monarca, su hermana, la princesa Galyani Vadhana, se encuentra ingresada en el mismo hospital, donde, de acuerdo a los médicos que la atienden, se recupera de la intervención quirúrgica a la que fue sometidas tras serle diagnosticado un cáncer.

Desde 1946, año en que el Rey fue entronizado, el desfile de barcas se ha celebrado únicamente en quince ocasiones, la última en junio del año pasado, con motivo del sesenta aniversario de su coronación.

A ese desfile fueron invitados miembros de la realeza de casi todo el mundo, incluida la de España, que estuvo representada por la reina Doña Sofía.