Público
Público

Los talibanes aún no han decidido si participar en los diálogos

Reuters

Los líderes del movimiento talibán decidirán pronto si se suman a las conversaciones con el Gobierno afgano, dijo el viernes un portavoz, después de que el presidente Hamid Karzai los invitara a un consejo de paz como parte de los esfuerzos para concluir con años de enfrentamientos.

En el sur del país, atacantes suicidas realizaron un asalto en la capital de Helmand, la provincia afgana más violenta, donde hombres armados escondidos en tres edificios lucharon contra fuerzas del Gobierno y la OTAN, las cuales devolvieron el fuego desde helicópteros.

o asamblea de líderes tribales y afganos influyentes - para iniciar conversaciones de paz con los talibanes y pidió a los líderes islamistas que participen, durante una importante conferencia sobre Afganistán.

El llamamiento ocurrió en medio de un esfuerzo diplomático de parte de potencias occidentales involucradas en el conflicto afgano para realizar planes que allanen el camino para iniciar el repliegue de sus tropas.

Bajo la propuesta de Karzai, Occidente no estaría directamente involucrado en los diálogos de paz. Un plan separado, respaldado por Washington y sus aliados, establecería un fondo para reintegrar a combatientes talibanes alejándolos de la insurgencia con empleos y dinero.

Un portavoz talibán en Afganistán declinó realizar comentarios sobre los planes de Karzai y sólo dijo que los extremistas tomarían una decisión "pronto" sobre la oferta.

"No puedo decir una palabra respecto a esas conversaciones de paz. Los líderes talibanes pronto decidirán si participan en esas conversaciones de paz", dijo telefónicamente el portavoz talibán Qari Mohamad Yusuf, desde una ubicación no revelada.

RESPALDO TRIBAL

Los talibanes han dicho en repetidas ocasiones que las negociaciones con el Gobierno afgano sólo podrán realizarse cuando las tropas extranjeras se retiren por completo del país y han descartado los planes de reintegración.

En tanto, los Shinwari, una gran tribu Pastún en el este de Afganistán, anunció que ayudará al Gobierno afgano en sus esfuerzos para luchar contra los talibanes, a cambio de proyectos de construcción para la comunidad.

El jefe de la tribu, Malek Osman, dijo que impondría una multa sobre cualquiera que trabaje con los talibanes en su distrito y pidió que un hombre en edad de luchar de cada familia se una al Ejército o a la policía.

El apoyo de Karzai a las conversaciones no supone un cambio de política: él anunció el año pasado que planeaba invitar a líderes talibanes a la conferencia de paz y ha enfatizado en repetidas ocasiones que espera que se unan a las conversaciones.

Más de 110.000 soldados extranjeros están desplegados en Afganistán, incluyendo unos 70.000 efectivos estadounidenses, que luchan por vencer a una insurgencia que causó la muerte a una cifra récord de civiles y militares extranjeros en 2009.

Más noticias de Política y Sociedad