Público
Público

De tapas y sidrerías por Gijón

La ciudad asturiana recibe al visitante con una cocina con predominio de productos marineros que puede degustarse en sus numerosos restaurantes y bares de tapas. La sidra acompaña a una serie de platos típicos que conviven con nuevas aporta

CARMEN V. VALIÑA

Las ciudades, como las personas, tienen muchas maneras de ganarse a quien acude a ellas. Y Gijón, además de por otras razones varias, es especialista en hacerlo por el estómago. En la localidad asturiana, sidrerías, bares de tapas y restaurantes ofrecen una amplia oferta gastronómica en la que los productos del mar juegan un papel fundamental.

Entre los platos más representativos se encuentran la caldereta de pescados y mariscos, el pulpu con patatines o la ventrisca de bonito, que tiene su origen en el barrio de Cimadevilla. Gijón, plaza fuerte en lo que a mariscos se refiere, cuenta con dos especialmente identificativos: las llámpares (lapas) y, sobre todo, los oricios (erizos de mar).

Y sin perder de vista el mar, también podemos encontrar sabrosos productos de la tierra: menestras, arroces, fabes y carnes rojas. Tampoco hay que olvidarse de la repostería, que convierte a la ciudad asturiana en un auténtico paraíso para los golosos, con dos tentaciones "autóctonas": la charlota, dulce con base y fondo de bizcochos, y la tarta gijonesa.

Productos todos ellos que pueden disfrutarse en restaurantes o, en su expresión reducida y exquisita, como tapas, en algunos de los numerosos bares de tapeo que se distribuyen por distintas zonas de la ciudad. Una de las más tradicionales es la Cuesta del Cholo, en Cimadevilla, el barrio alto y pesquero de Gijón. En la misma zona se encuentran la Plaza del periodista Arturo Arias y la calle Rosario.

La Plaza Mayor y aledañas concentran un buen número de locales en los que se puede picotear, al igual que el barrio de La Arena y Zonas Próximas. En El Llano y El Carmen también se encuentran varios establecimientos en los que disfrutar de los productos más reconocidos de la cocina gijonesa en esos pequeños y deliciosos bocados que son las tapas. Las sidrerías, por su parte, abundan sobre todo en Cimadevilla, el entorno de la Plaza Mayor y en la zona de Begoña.

Gastronomía y fiesta son un binomio que siempre triunfa, y en Gijón esta mezcla tiene su máxima expresión en las espichas, que combinan celebración y buen comer a base de pinchos y entremeses, regados, como no podía ser de otra manera, por sidra. Las espichas, reuniones festivas en las que se abre o espicha un tonel de esta bebida, tienen lugar en lagares típicos, que en Gijón se concentran fundamentalmente en las proximidades de la Universidad Laboral y el Jardín Botánico, en las zonas conocidas como La Magdalena y Los Maizales.

Para completar la degustación, hasta septiembre las Jornadas Gastronómicas del Bonito, la Sardina y el Arroz y la Fiesta de la Sidra (que se celebra entre el 28 y el 30 de agosto) son otras oportunidades inmejorables de aventurarse en los secretos gastronómicos de una ciudad que rinde culto al paladar.



www.gijon.infoAlimenta tus sentidos


www.gijon.info


Abba Playa GijónParador de GijónQuinta Duro

Más noticias de Política y Sociedad