Público
Público

Con la taquilla española no basta

El filme es tan caro que necesita triunfar en otros países

C.P.

Hace tres años se estrenó Alatriste bajo la pesada etiqueta de película más cara del cine español. El filme de Agustín Díaz Yanes costó 24 millones de euros. Peccata Minuta. Ágora, financiada en su mayor parte por el brazo cinematográfico de Telecinco, ha costado 50.

"La razón para plantear esta película como un proyecto internacional rodado en inglés es básicamente porque hablamos de 50 millones de euros explica Amenábar. Y es bastante suicida pensar que un proyecto así se pueda plantear desde España, rodarla en español y sólo con actores españoles; y después pretender recuperar lo que ha costado".

En otras palabras: para ganar dinero hay que vender el filme en el extranjero. Por muy bien que funcionara aquí no sería suficiente, por mucho que sea Amenábar el que está detrás de la cámara: Los otros, la película más taquillera de nuestra historia, recaudó 27,2 millones en 2001 (34,1 millones si ajustamos la cifra a la inflación).

REC 2, que encabeza ahora la taquilla, costó 25 veces menos

Aunque es un poco difícil vaticinar cómo va a funcionar una obra que aún no se ha estrenado, las primeras señales indican que va ser complicado que Ágora repita el éxito sideral de otros trabajos del director. Primero por su precio. Segundo porque la historia gustó en su estreno mundial en ese gran mercado llamado Festival de Cannes, pero no generó entusiasmo.

El crítico de Variety, la biblia del cine estadounidense, defendió la obra, pero también mostró serias dudas sobre una hipotética carrera comercial en EEUU. "La ausencia de pulso emocional puede dificultar la aceptación de las audiencias masivas, al menos en EEUU", escribió.

El caso es que, tras pasar por Cannes, Amenábar decidió aligerar el filme: la versión que podrán ver los españoles dura 20 minutos menos. Pero Ágora todavía no está vendida a EEUU, como admitió ayer su productor, Fernando Bovaria, que confía en llegar a un acuerdo en unos días.

Lo que sí está claro es que el filme va a ayudar a que el cine español supere su pobre cuota de pantalla del año pasado. Y es muy posible que también bata los 2,2 millones recaudados por REC 2 el pasado fin de semana (récord de una película española este año). Pero de ahí a que la producción sea un negocio redondo, hay un trecho muy largo, como demuestra un dato: REC 2 costó dos millones de euros, 25 veces menos que Ágora. Eso sí, si Amenábar que ha dicho que "si hubiera producido la película en EEUU se habría potenciado más la historia de amor y rebajado la astronomía" logra convertir en oro un filme de este tipo habrá que hacerle definitivamente un monumento.

Más noticias de Política y Sociedad