Público
Público

El tenis sobrio de Radwanska gana a una Sharapova demasiado fallona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tenista polaca Agnieszka Radwanska superó a la rusa María Sharapova por 7-5 y 6-4 en una hora y 43 minutos en el Masters 1000 de Miami, en un partido marcado por los continuos errores de la ex numero uno del mundo.

A Radwanska, que cierra el torneo estadounidense sin ceder set alguno, tan sólo le bastó aprovechar la mala tarde de la tenista rusa, que necesitaba ganar en Miami para recuperar el número uno del circuito femenino.

Sharapova, que hasta hoy había ganado siete de sus ocho enfrentamientos previos con la jugadora polaca, apostó por la eficacia de su saque y la agresividad en el juego, pero no estuvo lo suficientemente fina en sus golpes como para sacar adelante el partido.

La jugadora polaca, más sobria en su juego desde el fondo de la pista, aguantaba las embestidas de la segunda favorita en el torneo y mantenía el tipo a la espera de un error de su rival, que se iba desesperando cada vez más con sus fallos y no lograba deshacer el empate (3-3).

La número dos del mundo iba manteniendo su saque sin excesivos problemas, gracias a la contundencia de su primer servicio, mientras que Radwanska tenía más dificultades para mantener el suyo, aunque salvó dos puntos de ruptura en el quinto y séptimo juegos del set.

La polaca empezó entonces a sentirse más cómoda con el desarrollo del partido, mientras que Sharapova se empezaba a impacientar viendo que era incapaz de romper el saque de su rival y adquirir una ventaja que podría ser definitiva.

En el juego definitivo del primer set, y con 6-5 en el marcador, Sharapova, cada vez más incómoda sobre la pista, le entregó el juego a Radwanska con tres fallos incomprensibles cuando tenía todo de su mano para cerrar el punto.

A Radwanska, que esta temporada sólo ha sido derrotada por la número uno del mundo, la bielorrusa Victoria Azarenka, este primer set le dio confianza y comenzó a sufrir menos con sus juegos, que iba sumando con facilidad (3-2), incluido uno en blanco.

Sharapova ya miraba al cielo en busca de respuestas a sus errores no forzados, aunque iba logrando salvar sus servicios, lo que le daba esperanzas de poder revertir la situación y poder ganar un torneo donde había sido tres veces finalista (2005, 2006 y 2011).

La tenista rusa, que venía de ser finalista en el Abierto de Australia y en Indian Wells hace dos semanas, no cambió su guión y siguió apostando por su saque y golpes agresivos, aunque no encontró la solución a la escasa fiabilidad de sus golpes, lo que provocó que desaprovechase otro punto de ruptura en el séptimo juego del set (4-3).

La igualdad se mantuvo hasta el 4-4, tras el que la ganadora de tres Gand Slam no pudo hacer nada para que Radwanska se llevase el noveno de la tanda y cerrase el partido tras cometer tres nuevos errores.

Tras este triunfo, la tenista polaca subirá dos puestos en la lista WTA, hasta alcanzar el tercer lugar, por detrás de la bielorrusa Azarenka y de la propia Sharapova.

Más noticias en Política y Sociedad