Público
Público

El Tesoro español coloca 2.074 millones

En la primera subasta de deuda tras dos semanas de tensiones, España ha vendido deuda con un interés del 6,121 %, el más alto este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este jueves era un día marcado en rojo para el Tesoro Público. España afrontaba su primera subasta de deuda desde que la prima de riesgo superó los 500 puntos básicos y tras dos semanas de tensiones y rumores sobre un posible rescate: el Tesoro aspiraba a colocar entre 1.000 y 2.000 millones de euros en obligaciones a diez años y bonos a dos y cuatro años.

Finalmente, logró colocar 2.074 millones de euros en bonos y obligaciones, pero a costa de tener que subir su rentabilidad más alta. La deuda española ha despertado el interés de los inversores: la demanda ha triplicado a la oferta. La emisión ha superado el rango previsto, que oscilaba entre 1.000 y 2.000 millones de euros, aunque la demanda de las entidades ha sido muy elevada -6.841 millones de euros-, con lo que el ratio de cobertura ha sido de 3,4 veces.

De los 2.074 millones de euros colocados hoy, 637,94 lo han sido a tres años con un interés del 4,483%, por encima del 3,52% precedente; 825,35 a cinco años con una rentabilidad del 5,443%, también superior al 4,368% anterior. Los 611,22 millones restantes se han adjudicado en bonos a diez años con una rentabilidad del 6,121%, la más alta este año para esta denominación pero apenas tres décimas por encima del 5,778% al que se colocó deuda a diez años en la última emisión de este plazo, celebrada en abril.

No obstante, la emisión de diez años se ha quedado cerca de un punto por debajo del 7,09% al que se colocó deuda a diez años en noviembre, su nivel más alto desde 1997. La subasta de este jueves siguió el guión previsto y se desarrolló sin traumas después de que en las semanas precedentes la intervención de España parecía inminente, el rescate de la banca inabordable y el mercado de deuda soberana al borde del colapso, a la espera de las elecciones del 17 de junio, en las que Grecia decidirá si permanece en la zona del euro.

No obstante el repunte en la rentabilidad, el interés que ha tenido que pagar España por sus bonos a diez años ha sido inferior al del mercado secundario, donde el bono de referencia a diez años tenía un rendimiento del 6,147 %.

Entre los factores que han respaldado al Tesoro figuran el apoyo explícito del G-7 a las tesis del Gobierno sobre la recapitalización de la banca, así como la mejor disposición de Alemania hacia España. Nadie duda ya, prosiguen los analistas de Bankinter, de que España va a conseguir un rescate 'a medida' para su banca problemática, aunque no se conocen los detalles.

Fuentes del Ministerio de Economía destacaron la elevada demanda, que viene siendo la tónica general en las últimas subastas del Tesoro pese a las turbulencias del mercado, lo que refleja la confianza en los títulos españoles.

Había expectación por ver qué intereses reclamarán los inversores a España tras estos días intensos, y finalmente se ha visto cómo han crecido hasta el nivel más alto de este año, alcanzando el 6,121%. El Tesoro ha optado por 'una estrategia de prudencia': subastas pequeñas para moderar los intereses a pagar. Esta entidad ya ha colocado más de la mitad de la deuda, el 56% (concretamente 46.800 millones de los 86.000) que necesita para todo 2012): puede permitirse esperar a tiempos mejores.

La prima de riesgo bajó de la barrera de los 500 puntos básicos en diez días. El Ibex ha subido los dos últimos días: cerró la sesión del miércoles con un alza del 2,41% y 6.418 puntos. Este mejor comportamiento de los mercados es una consecuencia directa de las expectativas que se han generado en los últimos días sobre una salida 'honrosa' para España, evitando el rescate o al menos disimulándolo.