Público
Público

Tiran piedras contra los cascos azules españoles que atropellaron a tres niñas

EFE

Los cascos azules españoles que hoy atropellaron a tres niñas en el sur del Líbano -que se encuentran fuera de peligro- fueron apedreados por la población local, indignada por los hechos.

Según dijeron a Efe fuentes de la fuerza de interposición de la ONU en el sur del Líbano (FINUL), los vecinos de la zona donde se produjo el accidente increparon a los uniformados españoles por la peligrosidad con la que se desplazan por la zona y les arrojaron piedras.

El general español Casimiro Sanjuán, comandante de la Brigada Este de la FINUL, que se trasladó al hospital a visitar a las heridas, también fue increpado por los familiares de las niñas, que le reprocharon la imprudencia con la que conducen sus soldados, según informaron los testigos.

Cuando los familiares le pidieron castigar a los causantes del accidente, el general prometió "tomar medidas", sin especificar cuáles.

Las tres niñas -de entre 6 y 8 años- tienen varias fracturas, pero se encuentran fuera de peligro, dijeron fuentes médicas del hospital de Marjayún, donde fueron trasladadas en un primer momento.

La población local se queja con frecuencia de que los soldados españoles, tras el atentado sufrido en junio de 2007, cuando seis de ellos perdieron la vida por un coche-bomba, conducen a gran velocidad para evitar supuestamente nuevos atentados, lo que asusta a los vecinos de las poblaciones donde está desplegado el contingente.

Más noticias de Política y Sociedad